Hallan microbios prehistóricos en cuevas de Naica

Regional | 16:47

| Si el hallazgo científico no se equivoca, estos seres siguen activos tras haber pasado 50 mil años «dormidos», atrapados en los cristales.

|

|

|

|

|

|

En el interior del espectacular y sofocante sistema de cuevas de Naica, un grupo de científicos halló formas de vida que podrían ser de hace 50 mil años.

Los microbios extraños y prehistóricos, hallados inactivos dentro de cristales lograron sobrevivir a base de minerales como el hierro y el manganeso, dijo Penelope Boston, directora del Instituto de Astrobiología de la NASA.

Es una "vida fantástica", declaró Boston, que dio a conocer el hallazgo en la conferencia de la Asociación Estadounidense de Fomento a la Ciencia, celebrada el pasado 17 de febrero en Estados Unidos.

El descubrimiento sería otro ejemplo de la manera como los microbios pueden sobrevivir en condiciones extremadamente hostiles en la Tierra.

Las formas de vida - 40 cepas diferentes de microbios e incluso algunos virus - son tan extrañas que sus parientes más cercanos son 10 por ciento diferentes genéticamente. Eso convierte a sus parientes más cercanos en algo todavía muy lejano, tanto como estamos los humanos de los hongos, explicó Boston.

Las grutas de Naica tienen una profundidad de 800 metros, y su interior es tan caliente que los científicos tuvieron que vestir versiones económicas de trajes espaciales —para evitar la contaminación con la vida exterior— y llevaban bolsas de hielo por todo su cuerpo. El grupo sólo podía trabajar por periodos de 20 minutos antes de meterse a una bóveda "fresca" que se encontraba a unos 38 grados Celsius.

La NASA no permitió a Boston compartir su hallazgo para que fuera revisado antes del anuncio del viernes, a fin de que los científicos no pudieran hablar mucho sobre el tema. Pero la bióloga Norine Noonan, de la Universidad del Sur de la Florida y quien no formó parte del estudio pero se encontraba en un panel en el que Boston presentó su trabajo, indicó que tenía sentido.

¿Por qué nos sorprende?", comentó Noonan. "Como bióloga yo diría que la vida en la Tierra es extremadamente resistente y extremadamente versátil".

Esta cueva es, sin duda, uno de los lugares más fascinantes del planeta. Ubicada a cientos de metros de profundidad en una mina de plomo y zinc abandonada, en el estado mexicano de Chihuahua, está formada por grandes bloques de yeso que parecen el imaginario planeta de Superman. Los cristales crecen alrededor del grosor de un cabello humano por siglo, una lentísima velocidad que indica que ya han cumplido un millón de años, como señaló en su día un grupo de investigadores españoles del CSIC.

El sistema de grutas, situado encima de una gran bolsa de magma volcánica, es bellísimo y espectacular, pero en realidad un auténtico infierno. Sus altísimas temperaturas, que pueden subir a más de 50ºC, y la humedad, que ronda el 98%, hacen imposible pasar más de unos minutos en su interior sin acabar deshidratado.

En semejante lugar, encontrar vida parece imposible, pero no lo es.

Pero todavía no es posible cantar victoria, pues el estudio no ha sido publicado y todavía no sido revisado por otros especialistas, primer requisito para conseguir la calidad de descubrimiento científico. Aun así Boston y su equipo se muestran optimistas cuando afirman que otros científicos han dado a conocer que existe vida microbiana antigua dentro del hielo glacial o el ámbar.

Lo más complicado y lo que más trabajo cuesta es demostrar cómo los diminutos seres vivos consiguieron preservarse durante tanto tiempo, Si es posible que incluso las bacterias necesitan periodos de “hibernación” para subsistir durante tanto tiempo o, incluso, si se alimentaron de otros microorganismos que no lograron sobrevivir dentro de los cristales.