Entre el azolve, la sobreexplotación y la inconciencia

Salud Ochoa | Lunes 27 Agosto 2018 | 15:38

Francisco López |

Francisco López |

Francisco López |

Anahuac.- La Laguna de Bustillos, ubicada en el seccional de Anáhuac, municipio de Cuauhtémoc, ha registrado en las últimas semanas un incremento en el nivel del agua lo que resulta un atractivo tanto para los vecinos del lugar como para los visitantes. Sin embargo, la captación real de agua es menor a lo que parece debido a la presencia de una gran cantidad de azolve así como a la sobreexplotación de la Cuenca de Bustillos.

En septiembre de 2017, hace casi un año, autoridades de Cuauhtémoc, Anáhuac, Comisión Nacional del Agua, Desarrollo Rural del Estado e incluso de la Secretaría de la Defensa Nacional, anunciaron la realización de trabajos encaminados a evitar que la Laguna se siguiera azolvando y contaminando a grandes pasos ya que, según lo dijeron, dicha situación afecta la salud, la economía y el medio ambiente, deteriorando la calidad de vida de los habitantes de la región. Indicaron además, que esta zona presenta graves problemas de falta de agua, por ser una cuenca cerrada que recibe líquido únicamente durante la temporada de lluvias.

Hoy día, casi un año después, la Laguna de Bustillos vuelve a incrementar su nivel debido a las fuertes tormentas que se han registrado en la región, ocasionando algunas inundaciones que afectan al sector agrícola y a los habitantes de ese territorio. Sin embargo, de los supuestos trabajos para atender el problema de azolve. No hay nada.

De acuerdo con el delegado de la Comisión Nacional del Agua, Kamel Athié, no existe un plan para desazolvar el cuerpo de agua ya que el hacerlo representa un alto costo además de las opiniones encontradas de diversas agrupaciones ecologistas.

“No se tiene plan de trabajar para sacar el azolve. El grupo “Cuauhtémoc Unido” ha planteado que se retenga el agua antes que llegue a la laguna pero, en contraparte, hay un grupo de ecologistas que sostienen que el agua debe llegar hasta la laguna para no alterar los ecosistemas”, dice el funcionario.

Pero los problemas de la Laguna no se limitan a la presencia de azolve y desechos dentro del vaso, hay puntos de este que se han utilizado para siembra de maíz e incluso se han construido viviendas.

“El año pasado el vaso se llenó y detectamos un par de campos menonitas que tienen asentamientos en la parte intermedia de la laguna. Ya se inundaron pero a pesar de que se ejercieron algunas acciones para que se salieran no lo hicieron. Se les notificó, fue protección civil y se les informó. El problema es que puede haber un desastre mayor”, dice Athié y agrega que, al ver que durante 15 años -aproximadamente-, no hubo grandes aportaciones de agua debido a la escasez de lluvia, la gente decidió construir viviendas en el lugar.

“Ellos saben que no es de su propiedad y ya se les hizo un llamado ante los riesgos que corren. Ahorita les está entrando agua a través del arroyo San Antonio pero, nosotros ya dimos un dictamen tanto a protección civil del municipio como al presidente seccional de Anáhuac. Sí hay un problema de azolve que le ha quitado la capacidad al vaso por lo que es más fácil que el agua se desborde”, indica el entrevistado.

LA SOBREEXPLOTACIÓN

A pesar de que durante la temporada de lluvias la Laguna de Bustillos luce aparentemente a su máxima capacidad, la Cuenca está sobreexplotada debido a que en su territorio operan más de 5 mil pozos agrícolas, lo que ha generado un déficit en la recarga del acuífero ya que cada año se extrae más del 100 por ciento del agua que ingresa al acuífero propiciando un abatimiento del manto freático, según datos de la Asociación de Servicios Ambientales de la Laguna de Bustillos, A.C. (SALBAC).

“La Laguna de Bustillos es una cuenca cerrada que se ubica en la Región Hidrológica RH34 y forma parte de las Cuencas Cerradas del Norte. Actualmente se encuentra catalogada por la Comisión Nacional del Agua como sobreexplotada, con un importante abatimiento anual del nivel freático”, dice Ana María Olivero miembro de la citada agrupación. El delegado de la CONAGUA, Kamel Athié, reconoce que efectivamente “la cuenca está sobreexplotada”

De acuerdo con SALBAC, la cuenca tiene una extensión superior a los 3,390 kilómetros cuadrados y proporciona de manera natural una recarga anual al acuífero de Cuauhtémoc del orden de 115 Millones de metros cúbicos, sin embargo, en su territorio operan más de 5,000 pozos agrícolas, situación que según el Comité Técnico de Agua Subterránea de Cuauhtémoc (COTAS-Cuauhtémoc), ha generado un déficit en la recarga del acuífero.

La sobreexplotación del acuífero se incrementa debido a las condiciones de degradación que presentan los bosques de la parte alta de esta cuenca, tales como: los altos procesos de erosión, pérdida de la cubierta vegetal, pérdida de la diversidad biológica, incremento en la presencia de incendios y plagas forestales por sequías, sobrepastoreo, cambios de uso de suelo para abrir tierras a la agricultura o para uso urbano, y sobre aprovechamiento de leña para obtención de recursos económicos de los habitantes, entre otros.

“La Laguna de Bustillos no tiene arroyos o ríos cuyo nacimiento la ubique en una cuenca diferente, por lo que se considera que no recibe más agua que la proveniente de la lluvia. De igual manera, los escurrimientos superficiales que hay terminan en la laguna por lo que no entrega agua superficial a las cuencas vecinas. Con estas características del sistema de drenaje que no recibe ni da agua a otras cuencas, los habitantes de esta región, dependen en un 100 por ciento del agua que se cosecha en la temporada de lluvias en la parte alta de la misma. Esto incide directamente en la disponibilidad de agua superficial así como para recarga del acuífero, sustento de la actividad agrícola y frutícola de la región”, apunta.

______________

Para saber…

*La laguna está catalogada a nivel internacional como “Área de Importancia para la Conservación de Aves”

*Existen aves migratorias que anualmente hacen presencia en el lugar

*Hay diferentes grados de contaminación con afectaciones a través de elementos industriales, agrícolas y urbanos

*A pesar de que Anáhuac cuenta con una laguna de oxidación, las descargas siguen llegando a la laguna

*Una empresa instalada en las inmediaciones también descarga agua tratada en el cuerpo de agua.