• Domingo 21 Octubre 2018
  • 3:29:42
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 12°C - 55°F
  1. Domingo 21 Octubre 2018
  2. 3:29:42
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 12°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Deportes

Clemson enfrenta la final ante Alabama con gran sentido de urgencia

Agencias | Lunes 09 Enero 2017 | 08:46 hrs

Agencias |

Cuando John Madden --el de la fama del juego de video, la micosis y trabajo como analista-- porta su anillo del Super Bowl XI, alguien inevitablemente le hace la misma pregunta al ex entrenador en jefe de los Oakland Raiders.

"Ellos preguntan, 'Ey John, ¿cómo es que sólo tienes un anillo?'", gusta de platicar el miembro del Salón de la Fama. "Siempre les doy la misma respuesta: 'Mis otros cuatro se encuentran en casa de Terry Bradshaw. Desafortunadamente, él jugaba para los Pittsburgh Steelers'".

No existe un aspecto más frustrante de ganarse la vida en el ámbito deportivo que un equipo o atleta sea realmente bueno, y se sepa realmente muy bueno... pero que también sepan que su lugar en la línea de tiempo deportiva también coincide con el lugar de otro equipo en el mismo momento. Y que ese otro equipo no sea realmente muy bueno, sino sea realmente grandioso.

Simplemente pregunten a los Buffalo Bills de 1990 a '93 (¡esos Dallas Cowboys!), o el Utah Jazz de 1997-98 (¡ese MJ!), o los L.A. Dodgers de mitad de Siglo XX (¡Esos New York Yankees!), o los Clemson Tigers del 2017... quizá.

Es difícil ser el único equipo de pie en un mundo de fútbol americano colegial vestido de carmesí y pata de gallo.

Alabama propinó una de las dos únicas derrotas que ha sufrido Clemson en dos años.

"En los últimos 29 juegos tenemos marca de 27-2, y Alabama está 28-1", señaló el entrenador en jefe de Clemson, Dabo Swinney, momentos después de bajar del avión del equipo en Tampa, Florida, el viernes por la tarde, arribando para enfrentar al Crimson Tide en el Juego por el Campeonato del College Football Playoff, este lunes por la noche. "Los dos mejores equipos están aquí. No creo que haya ninguna duda acerca de ello. Alabama ha sido el estándar para el fútbol americano colegial. Todos parecen estar intentando alcanzarlos. Para nosotros, [estar aquí] dice que nos hemos convertido en un programa increíblemente consistente. Podemos competir al nivel más alto... ahora sólo queda una cosa por hacer".

Tienen una posibilidad legítima de lograrlo. Lo saben. La charla nacional de cara a la reiteración del emotivo encuentro del año pasado en Arizona dice que todo mundo lo entiende, también. Eso ha creado un cierto sentido de urgencia para los vestidos de naranja, "urgencia", siendo un modo amable de describir la desesperación.

"Este equipo que tenemos, sabiendo que para este grupo de chicos, se trata de su último juego en un uniforme de Clemson, además de aquel equipo al otro lado de la línea de golpeo, vaya...", pausó mientras asentía con la cabeza el coordinador defensivo Brent Venables. "Existe una real sensación de, 'Debemos hacer esto ahora, esta subida que hemos recorrido todos juntos', que palpamos. Sin duda".

El equipo de Clemson que saltará al emparrillado este lunes por la noche consistirá de la clase de reclutamiento más exitosa en la historia del programa, liderada por el que es el mejor jugador en la historia del programa, así como por el hombre que bien podría ser el mejor entrenador en la historia del programa. Los Tigers son bicampeones reinantes de la ACC que solamente han perdido dos juegos a lo largo de las últimas dos campañas, y que sufrieron una única derrota en sus últimas seis apariciones de tazón, incluyendo tres encuentros del College Football Playoff.

Pese a ese calibre de impresionante currículo, Clemson no es reconocido como el mejor programa de su época. En lugar de ello, los Tigers son meramente los más recientes en una larga fila de equipos "no tan grandiosos como ustedes ya saben quién" que brevemente intentaron interrumpir la dinastía del Tide, pero que sucumbieron en el intento.

¿Cómo evitan ser tragados por el mismo vacío que los otros potenciales campeones? Deben conquistar al equipo que les dio su única derrota de postemporada, un 45-40 de último minuto en el juego por el título del año pasado.

"Escuchen, Alabama lo es. Todos lo hemos reiterado mucho esta semana y lo dijimos el año pasado. Ellos son el estándar", explicó el quarterback Deshaun Watson el sábado acerca del equipo que estará en busca de su quinto campeonato nacional en ocho años. "Estamos cerca. Hemos hecho tanto juntos. Pero el rey sigue siendo el rey hasta que alguien lo derriba de su trono. Lo que ellos han hecho es lo que nosotros queremos hacer. Es lo único que nos queda que no hemos hecho juntos: ganar el título nacional".

Watson, ampliamente reconocido como la razón primaria por la que Clemson lo puede ganar, es también el motivo por la añadida sensación de urgencia. Entre los jugadores a los que se refirió Venables que juegan su último partido como Tigers, la salida inminente de Watson hacia la NFL dejará uno de los huecos más grandes por llenar... en realidad, el hueco más grande jamás ocupado por cualquier atleta individual en la historia de 121 años de fútbol americano de la escuela.

 

Los Tigers nunca han sido tan buenos como lo han sido durante las dos campañas completas de Watson al frente, y el debate ya se ha encendido en South Carolina respecto a quién le sucederá cuando se marche. Nadie tiene la respuesta. Para muchos, un año de reconstrucción parece inevitable. Quizás, incluso, dos. Entonces, ¿por qué no apostarlo todo con las esperanzas y sueños de Tiger Nation durante su última velada con la figura consolidada?

"A veces se requiere de un tipo para empujar a un programa hacia un nivel donde no había estado antes", explica Tajh Boyd, el predecesor de Watson bajo centro, quien ha visto un buen número de sus récords quebrados por Watson. Boyd, quien jugó por última vez para Clemson en el 2013, retornó al campo de prácticas esta semana para desempeñar el rol del espectacular mariscal de campo de Alabama, Jalen Hurts. "Deshaun ha tomado lo que hicimos y lo elevó de nivel. Ahora resta hay un nivel más hacia dónde ir".

Y solamente queda un partido para apuntar a ese nivel con el tipo que fue tan bueno a la hora de ascender niveles. Quizás el mayor legado de Watson no sea solamente dar al programa su primer título nacional en 35 años, sino lanzarlo hacia adelante con tanta fuerza que el momento se mantenga por mucho tiempo, incluso después de su salida.

"Ese es el siguiente paso para nosotros. Es lo único que hemos hecho y creo que una vez que lo haces una vez, lo puedes hacer de nuevo", dijo Swinney, quien visitó con el manager de los Chicago Cubs, Joe Maddon (sin relación a John) a inicios de este año para discutir el tema, examinando los detalles más finos de un cambio de cultura en el vestidor, superación de obstáculos y comienzo de dinastías. En octubre, Maddon dirigió a los Cubs a su primer título de Serie Mundial desde 1908.

"Todo lo que hemos hecho una vez, lo hemos hecho múltiples veces", predicó Swinney. "En algún punto vamos a conseguirlo. Espero que sea en este viaje, que sea en esta ocasión".

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo