• Domingo 21 Octubre 2018
  • 7:39:51
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 11°C - 52°F
  1. Domingo 21 Octubre 2018
  2. 7:39:51
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 11°C - 52°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Economia

Buscan dar marcha atrás al Brexit "duro"

El Mundo | Viernes 04 Noviembre 2016 | 18:47 hrs

|

Londres.- El Parlamento británico intentará forzar a Theresa May a renunciar al Brexit 'duro' (la ruptura total con la Unión Europea para poder controlar la inmigración). El reciente fallo judicial en contra del Gobierno puede acabar creando una inusual alianza entre diputados de varios partidos a favor del Brexit 'blando', manteniendo los vínculos con Bruselas a través del mercado único y la unión aduanera.

Theresa May se esforzó el viernes en mandar una señal de "normalidad" a los líderes europeos, alegando que sus planes para activar la salida de la UE a finales de marzo siguen tal cual y que su Gobierno confía en ganar la partida final ante el Tribunal Supremo. Pero el Departamento del Brexit, capitaneado por David Davis, está elaborando ya un plan de contingencia ante la tesitura de someter la invocación del artículo 50 a una votación en el Parlamento.

El ex viceprimer ministro y liberal-demócrata Nick Clegg se ha postulado entre tanto como "cabecilla" de la revuelta parlamentaria contra el Brexit 'duro'. Clegg ha anticipado el trabajo conjunto de diputados de varios partidos (incluido el Conservador) para incitar al Gobierno a que "persiga un Brexit blando".

Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), expresó entre tanto sus temores a que el Parlamento acabe votando a favor de lo que él mismo ha bautizado como "el medio Brexit". "La opción que defendimos los partidarios de la salida era la de abandonar el mercado único para poder recuperar el control de nuestras fronteras", recalcó Farage, que vaticina una "revuelta popular" si se acaba traicionando la voluntad del 52% de los británicos .

El fallo del Brexit ha creado un pequeño terremoto en las filas del Partido Conservador. El diputado Stephen Phillips decidió renunciar a su escaño el viernes por "diferencias irreconciliables" con el Gobierno. Phillips, que votó a favor de la salida de la UE, asegura que el gabinete de Theresa May ha dado un volantazo a la derecha "y se parece cada vez más al Ukip".

Paralelamente, el veterano Kenneth Clarke, eterno superviviente desde de la era de Margaret Thatcher, ha anticipado que si llega el momento votará "en contra del Brexit". Otros diputados conservadores del ala moderada podrían romper también filas y sumarse a la revuelta parlamentaria para forzar a Theresa May a moderar su postura.

Intención de reclamar un segundo referéndum

Varios diputados conservadores, laboristas y liberal-demócratas han participado ya en conversaciones informales bajo las ojivas de Westminster. Los parlamentarios aspiran no solo a votar la invocación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, sino a marcar las pautas de las negociaciones que seguirán al pistoletazo de salida.

Nick Clegg ha ido aún más allá y ha anticipado la intención de los liberal-demócratas de reclamar un segundo referéndum sobre la negociación final, en un plazo de dos años. El laborista moderado Owen Smith ha aireado también la posibilidad de un segundo referéndum, mientras el líder de la oposición Jeremy Corbyn (fiel a su postura ambivalente ante el Brexti) se conforma de momento con un "control parlamentario" del proceso.

Theresa May lucha entre tanto por recuperar el timón en medio de la tormenta. La 'premier' llamó el viernes por teléfono a la canciller Angela Merkely al presidente de la Comisión Europea Jean-Calude Juncker. Por la tarde habló con François Hollande y con el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk. A todos ellos les trasmitió la certeza de que será capaz de cumplir con el calendario e invocar el Artículo 50 en un plazo de no más de cinco meses.

"Aunque el Gobierno está decepcionado por el fallo judicial, tenemos una firme confianza en nuestros argumentos legales cuando el asunto llegue al Tribunal Supremo el mes próximo", podía leerse en el comunicado oficial de Downing Street, que no entraba en detalles sobre supuestos planes de contingencia.

El recurso del Gobierno se presentará a primeros de diciembre ante el Tribunal Supremo, que fallará a finales de diciembre o incluso en enero. Según varios expertos, los trámites parlamentarios (incluido el paso del proyecto de ley del Artículo 50 por la Cámara de los Lores) podrían demorarse durante meses e incluso llegar a un año.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo