El Diario de Chihuahua


Meade prevé un México con superávit primario


Excélsior | Sábado 02 Septiembre 2017 | 07:44 hrs


Ciudad de México.- José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público, señaló que septiembre es un mes cargado de trabajo porque se inicia el ciclo económico: “Se vuelve a discutir el paquete, vuelve la actividad al Congreso con cargo al Quinto Informe de Gobierno del presidente Peña Nieto”.

Se discutirá si las variables económicas que se manden en el paquete son las que reflejan de mejor manera lo que pasará el año que entra.

Entrevistado por Pascal Beltrán del Río para Imagen Radio, el titular de Hacienda señaló que el ciclo hacendario en este septiembre corre un año por delante del ciclo sexenal, lo que corresponde a que éste es el sexto paquete económico que exhibe la actual administración, que se presentará dentro de ocho días, lo que ayudará a tener una idea más precisa de cuál va ser el balance en muchas variables, como por ejemplo, de cómo se va a entregar la deuda, el porcentaje del PIB, entre otras.

Señaló que si hoy México se compara con los demás países emergentes del G-20 y con Latinoamérica, en promedio, el país va por delante de, la curva en recuperación del espacio fiscal:

“En el caso de la deuda, con el déficit primario, la deuda como porcentaje del PIB, se esperaría que se incrementara un poco y que para finales de año y comienzos de 2018 se esté en una trayectoria descendente. México será de los pocos países con superávit primario”, indicó.

NO SE TOCARÁN PROGRAMAS DE APOYO SOCIAL

Sobre la petición del Coneval para que Hacienda no toque 88 programas porque afectaría a la población más vulnerable, Meade manifestó que buscarán preservar los programas acotados, a pesar de tener un año complicado en materia de presupuesto, por lo que también se busca no generar más deuda por más de 2.5 puntos del PIB, que fue a lo que se comprometió la dependencia.

Argumentó que el crecimiento anualizado del segundo trimestre de 2017 fue de 3%, cifra positiva; por otra parte, destacó que también el Banco de México ha ubicado su perspectiva de crecimiento para ajustar entre 2% y 2.5%, ello lo vieron además las calificadoras, es decir, que por parte del gobierno federal hubo un gran compromiso de proteger las finanzas.

“Tuvimos un primer trimestre con un crecimiento anualizado también positivo. Nos hemos venido moviendo de la parte muy baja de la estimación a la parte más alta de la estimación”.

No obstante, dijo, 2018 será un año complicado en materia presupuestal, sin embargo, la contención del gasto público podría ser sólo de décimas del Producto Interno Bruto.

“Vamos a tener un año complicado en materia de presupuesto. La suma de ingresos y endeudamiento nos da el techo de gasto y cuando vemos cómo lo distribuimos, hay algunos gastos que son inevitables y otros en los que se pueden hacer ajustes… Estamos terminando de revisar la contención del gasto, y ésa es una buena noticia; estamos hablando de décimas del PIB”.

A pregunta expresa sobre si habrá cambios en los estímulos fiscales, comentó: “Vamos a hacer un esfuerzo de que los ajustes los asumamos dentro de la estructura del gasto de gobierno, no cambiar el marco tributario en ningún sentido. Parte de lo que hoy ancla esta buena expectativa, es que hubo gran compromiso con cuidar la estabilidad de las finanzas públicas”.

Sobre lo publicado hace unos días por la empresa calificadora Moody´s, respecto a que una victoria de Andrés Manuel López Obrador en 2018 generaría un choque brutal en los mercados, comentó que sólo una alternativa que parece disyuntiva la genera.

Dijo que la incertidumbre que se crea en nuestro país “va a obligar a que los diferentes actores vayan mandando señales, en el ánimo de tratar de acotar esa incertidumbre. Siempre una alternativa que parezca disyuntiva la genera y yo creo que conforme empecemos a acercarnos a que tenga que precisar su proyecto habrá que ir contrastándolo con las reacciones que genere en los mercados”, comentó.

El secretario de Hacienda indicó que la propuesta de los aspirantes a la Presidencia de la república puede influir en las decisiones del gobierno para ayudar a que la economía del país crezca, y es a través de la política fiscal, la política monetaria y la reestructuración de la economía.

“Uno puede descomponer un poco lo que el gobierno puede hacer para ayudar a que la economía crezca en solamente tres variables: su política fiscal, su política monetaria y qué estructura le quiere dar a la economía, y eso ayuda a contrastar los proyectos con el fin de saber cuál genera más convicción, más confianza, más inclusión y oportunidades para los mexicanos”.