El Diario de Chihuahua


Qué es ese enorme agujero que ha aparecido en el Sól y cómo nos afecta


omicrono.com | Jueves 14 Julio 2016 | 06:52 hrs


Estados Unidos.- Un agujero solar no parece algo muy tranquilizador y, si a uno le gusta ser dramático, es fácil imaginar un escenario apocalíptico en el que nuestro planeta queda sometido a una noche eterna con temperaturas muy bajas. No es así, así que podemos estar tranquilos.

La NASA lanzó al espacio en 2010 al Solar Dynamics Observatory (SDO), un telescopio espacial cuya misión principal es estudiar al Sol, al menos durante los 10 años siguientes (es su vida útil estimada).

Qué es un agujero en la corona solar

En los últimos días, el SDO ha enviado de vuelta a la Tierra datos e imágenes del enorme agujero que ahora mismo hay en el Sol, una gran mancha negra que no es preocupante, sino que es un fenómeno astronómico normal y que ya hemos observado en otras ocasiones.

En concreto, este fenómeno es un “agujero en la corona solar” y no es que el Sol esté apagado en esa zona, sino que se ve totalmente oscuro por la diferencia de temperatura con el resto de su superficie (más alta).

Los agujeros en la corona solar se producen en las zonas del Sol donde el campo magnético se expulsa hacia el espacio. Lo habitual, es que regrese a la superficie en bucle, pero no ocurre así, de forma que se producen zonas de la atmósfera del Sol con baja densidad, cuya temperatura es menor y se producen esos contrastes con el resto de la estrella.

Ver vídeo ¿Tiene efectos en la Tierra?

Pese a que las imágenes son espectaculares, no es un fenómeno que podemos ver a simple vista (no vas a ver el sol medio apagado), sino que los agujeros de corona son visibles en el espectro ultravioleta.

Esto puede durar semanas o meses y es totalmente normal. No es la primera vez que ocurre, se estima que la primera vez que se detectó este fenómeno fue en 1970 y desde entonces se ha repetido. ¿Tiene esto efectos en la Tierra? Pues sí, se generan vientos solares que forman a su vez tormentas solares y geomagnéticas que pueden producir perturbaciones en la zona exterior de la atmósfera terrestre, lo que también tendría efecto en los sistemas de satélites y las comunicaciones de radio.