• Domingo 21 Octubre 2018
  • 3:34:04
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 12°C - 55°F
  1. Domingo 21 Octubre 2018
  2. 3:34:04
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 12°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

El programa económico de Clinton con el que buscará perpetuar el legado de Obama

El Mundo | Miércoles 17 Agosto 2016 | 18:58 hrs

|

Estados Unidos.- La diferencia entre Hillary Clinton y Donald Trump se reduce a una palabra: predecible. La ex primera dama, ex secretaria de Estado y ex senadora tiene un historial político claro, que la sitúa, como a su marido, en la tercera vía, la doctrina desarrollada por el entonces rector de la London School of Economics (LSE), Anthony Giddens, y cuyo mayor seguidor fue Tony Blair. O sea, un socialismo tan centrado que a muchos les puede parecer de derechas.

Claro que una cosa es predicar y otra dar trigo. Y en la campaña Hillary está haciendo lo que todo político que quiere ganar unas elecciones: prometiendo todo a todos. Ella, que calificó al Tratado de Asociación Transpacífico (el TPP, según sus siglas en inglés, que establece básicamente un área de libre comercio a ambas orillas de ese océano con el objetivo de aislar a China) el "patrón oro de los acuerdos comerciales", se opone ahora a esa pieza del legado de Obama. ¿La razón? Cinismo político: lograr votos de la izquierda de su rival en las primarias, Bernie Sanders. Según el confidente de los Clinton y gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, ya dejó claro en la Convención Demócrata que, si Clinton es elegida, "habrá un par de cosas que quiera cambiar" del TPP, y, a continuación, lo ratificará. Algo similar cabe esperar del TTIP, que es el mismo tipo de acuerdo, pero con la UE. Ambos bloques quieren aprobarlo, aunque es complicado, y más con el Brexit.

En general, la política económica de Clinton es de continuismo con Obama: favorecer la expansión de energías renovables e ir apretando las tuercas a los combustibles fósiles, en especial el carbón, que, en realidad, está quedando progresivamente fuera del mercado por la expansión del gas natural. A Hillary le gustan los animales, en concreto los elefantes -para molestarla, Vladimir Putin la llevó en una ocasión a un sótano en una de sus residencias lleno de trofeos de caza-, pero su preocupación por el medio ambiente no es mayor que la de Obama, por lo que no cabe esperar más regulaciones al fracking. Donde sí que Clinton va a romper con su predecesor, si gana, es en Defensa. Es mucho más dura en política exterior, y va a aumentar el presupuesto militar de EEUU.

Eso sí: Hillary está en total sintonía con la Fed a la hora de ir imponiendo más y más regulaciones a los grandes bancos que desincentiven la creación de monstruos que puedan arrastrar al sistema. El problema de esa teoría es que la crisis de 2008 no fue causada por supermercados financieros al estilo de JP Morgan, sino por una institución relativamente pequeña, Lehman Brothers. Además, esa política está favoreciendo la proliferación de boutiques financieras sin regular, con lo que el riesgo puede estar simplemente trasladándose de un segmento del mercado a otro.

Pero, cuando se analizan los planes de infraestructuras, queda claro que el mundo está del revés en estas elecciones. Porque el plan de Clinton sólo prevé una inversión de 245.000 millones de euros en cinco años, o sea, la quinta parte que Trump. Al menos en lo que Clinton se mantiene fiel a sus (teóricos) principios es en protección social. Quiere expandir la reforma sanitaria de Obama.

Pero el principal elemento en su política son las encuestas. Los Clinton gobiernan con la oreja puesta en los sondeos, y son muy cerebrales -en especial, ella-. Pero son propensos a pensar que las normas se aplican a los demás, no a ellos, y a cometer errores estúpidos y garrafales -tener sexo con una becaria en el Despacho Oval, o usar un servidor de correo privado para enviar mensajes confidenciales-, con lo que pueden arruinar su credibilidad en segundos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo