• Jueves 18 Octubre 2018
  • 23:55:45
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 14°C - 57°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 23:55:45
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 14°C - 57°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Enfrenta Donald problemas con electorado católico

The Washington Post | Domingo 28 Agosto 2016 | 13:19 hrs

Agencias |

Washington— Se ha hablado mucho sobre los problemas que Donald Trump tiene con unos cuantos grupos electorales, mujeres, afroestadounidenses e hispanos y electores jóvenes, en particular. Y desde luego que todos constituyen problemas.

Pero, hablando relativamente, al parecer su mayor problema es con un grupo distinto: los católicos.

Sí, el hombre que alguna vez se peleó con el Papa (qué pronto se nos olvidó que sucedió) está fracasando rotundamente entre los católicos.

En el 2012, el candidato republicano Mitt Romney perdió el voto católico nada más por dos puntos, 50 por ciento contra 48 por ciento. Y de hecho apenas en el 2004 y en cinco de las últimas 10 elecciones presidenciales el Partido Republicano ganó el voto católico.

Pero Trump se encuentra rezagado por un margen enorme entre los católicos. En la nueva encuesta que esta semana dio a conocer el Instituto de Investigaciones sobre Religión Pública aparece con desventaja de 23 puntos, 55-32.

En el sondeo de Washington Post-ABC News presentado este mes el panorama del apoyo católico para Trump era aún peor. Iba abajo por 27 puntos, 61-34.

Si usted compara la diferencia entre el margen que Romney tenía en el 2012 entre los católicos y el margen de Trump con los católicos el presente año, la diferencia por 25 puntos iguala el mayor cambio de cualquier grupo demográfico en la encuesta Post-ABC.

(El único grupo que iguala el desplazamiento de 25 puntos son las mujeres blancas con educación universitaria. Favorecieron a Romney por seis puntos; Trump va atrás por 19).

En contraste, los déficits de Trump en los electores ‘millennials’ y los que no son blancos resultan similares a los que han registrado en los últimos años los republicanos. El sondeo Post-ABC, de hecho, mostró que Hillary Clinton no está logrando igualar el margen de Obama entre los no blancos, si bien no en forma estadísticamente significativa, mientras que el margen de la candidata demócrata entre los electores de entre 18 y 29 años fue tres puntos más alto.

En otras palabras, se trata de los grupos entre los cuales los republicanos no esperan buenos resultados. Y siguen sin tenerlos.

Pero desde hace largo tiempo los católicos han sido un voto indeciso en las elecciones presidenciales, uno que en este momento está inclinándose fuertemente a favor de Clinton.

Resulta asimismo importante enfatizar lo significativo del pobre desempeño de Trump entre los católicos. Esto se debe a que representan alrededor de la cuarta parte de los electores en Estados Unidos (el 25 por ciento en las encuestas de salida del 2012) y constituyen un bloque electoral prácticamente tan grande como quienes no son blancos (28 por ciento) y los independientes (29 por ciento).

Si bien con frecuencia vemos que a Trump le está yendo peor que a Romney entre los hispanos, en realidad estamos hablando sobre la diferencia entre el 45 por ciento que está logrando Trump y el 46 por ciento, o quizá el 46 o el 50.5 por ciento. Lo anterior se debe a que los hispanos sólo constituyen el 10 por ciento de los electores y a que probablemente el Partido Republicano obtenga entre el 20 y el 35 por ciento de dicho voto.

Sin embargo, al hablar en torno a los católicos Trump está añadiendo básicamente cinco a siete puntos porcentuales al margen general de Clinton. Si el 25 por ciento del electorado es católico, hoy en día Clinton está llevándose entre 14 y 15 puntos de dicho segmento, mientras que 8.5 puntos son para Trump. Y, repetimos, se trata de un grupo que por lo general casi queda empatado.

Las razones de las dificultades que Trump tiene entre este grupo dependen de la interpretación. Quizá las críticas que el Papa Francisco le ha hecho a Trump y la sorprendentemente beligerante respuesta de éste han alejado a los católicos de la candidatura de Trump.

“Una persona que sólo piensa en construir muros, estén donde estén, y no en construir puentes, no es cristiana”, dijo en febrero el Papa cuando se le preguntó acerca del muro de Trump.

Como recientemente manifestó John Gehring del Servicio Informativo sobre Religión, también podría tener algo que ver con las políticas inmigratorias de Trump:

“Parte del ADN católico consiste en valorar la manera en la cual los irlandeses y otros inmigrantes han trabajado duro y prosperado a pesar de la sombra de una suspicaz cultura fuertemente anticatólica dominada por protestantes anglosajones…

“Cuando Trump hace un llamado a pruebas religiosas para los musulmanes que ingresen al país; cuestiona la religiosidad de Hillary Clinton, el presidente Obama y Mitt Romney; y sataniza a los inmigrantes indocumentados describiéndolos como ‘violadores’, es un recordatorio del feo nacionalismo que alguna vez enfrentaron los católicos.

“Aunque los hispanos que conforman cada vez más el rostro de la Iglesia Católica en Estados Unidos son quienes sienten particularmente esta veta contemporánea de antigua xenofobia, de seguro muchos católicos blancos se enorgullecen de las historias familiares respecto a abuelos y bisabuelos que fueron extraños en una tierra nueva. Trump se ha cavado a sí mismo ante estos electores un profundo hoyo del cual es poco probable que salga”.

Pero sea cual sea la causa, las dificultades de Trump entre los católicos siguen siendo una de las facetas poco abordadas durante las elecciones del 2016.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo