• Jueves 18 Octubre 2018
  • 17:40:02
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 66°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 17:40:02
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Salva al Partido Republicano: Vota por Clinton

The New York Times | Martes 06 Septiembre 2016 | 14:47 hrs

Agencias |

Washington.- Un militante Republicano de toda la vida, James K. Glassman, opina que no hay otro camino para rescatar a esa agrupación política.

Todos los días, me encuentro con amigos republicanos que no pueden soportar la idea de votar por Donald J. Trump, pero no saben qué hacer. ¿Votar por Hillary Clinton, quien ha tenido problemas por sus faltas a la verdad, y que además quiere aumentar los impuestos y se opone al libre comercio con Asia? ¿Votar por el candidato independiente Gary Johnson, que alguna vez tuvo negocios relacionados con la mariguana y que además, es partidario del aislamiento? ¿O de plano, no votar, mantener cierta pureza, y con ello permitir que otros decidan quién será el próximo presidente?

Yo enfrenté exactamente esas mismas opciones. He votado por cada candidato republicano a la presidencia desde 1980, pero no lo haré así esta vez. El terrible temperamento de Trump no lo hace apto para ser presidente y sus grotescas propuestas políticas se burlan de los principios de libertad, respeto y garantías individuales con que se fundó el Partido Republicano, desde los tiempos de Abraham Lincoln.

Incluso antes de que  Trump entrara en la carrera presidencial, vi venir esto. Trabajé para abrir un camino a un independiente -un sólido tercer candidato que atraiga los votos de los aproximadamente dos tercios de los estadounidenses que están en medio. Un serio contendiente obligaría a los dos candidatos de los principales partidos a competir por los votos de la gente que se ubica en el centro, en lugar de apelar a los de ambos extremos. Me pasé un año y medio en el proyecto, pero hace un mes tiró la toalla.

Un independiente tiene que gastar mucho para recabar firmas suficientes y poder participar en la elección en todos los estados, y tiene una gran desventaja en cuanto a la recaudación de fondos; además, no se le permite participar en los debates presidenciales de otoño, gracias a una comisión formada por incondicionales de ambos partidos.

Gracias a un largo proceso de prueba y error, he aprendido que esto es –nos guste o no- una elección entre Donald y Hillary. Punto. Y eso significa que si deseamos detener a Trump no tenemos más remedio que votar por Clinton. No hay para dónde hacerse.

Son matemáticas simples: Considere las probabilidades en un estado clave como Ohio. Suponga que hay 3.1 millones de simpatizantes de Trump, 3 millones de electores a favor de Clinton y 200 mil votantes como yo, que nunca va a votar por el señor Trump , pero tienen reservas sobre la señora Clinton. Si este último grupo no vota -o vota por Johnson u otro candidato de un tercer partido o independiente- entonces el Donald ganará el estado. Si el grupo vota a favor de la señora Clinton, obvio, Trump pierde. Un voto por Hillary neutraliza un voto por Trump; una abstención permite que Donald se mantenga en la contienda y le da pie a obtener la victoria.

Por esta razón, estoy en desacuerdo con mis compañeros republicanos -a muchos de los cuales les he servido durante la administración de George W. Bush- que dicen que no van a votar por Trump porque es una amenaza para la República, pero no lo hará a favor de la señora Clinton porque va a aumentar los impuestos. Tampoco es atractivo, pero uno es claramente una opción peor que el otro aspirante.

El mes pasado, 50 exfuncionarios de administraciones gubernamentales emitieron una mordaz crítica a Donald, diciendo que si gana, será “el presidente más irresponsable en la historia estadounidense". Sin embargo, sólo unos pocos de estos republicanos han dicho hasta ahora que van a votar a favor de Clinton.

Para un republicano a votar por un demócrata -y declararlo públicamente- implica un costo. Puede perder el negocio o perder amigos. No va a conseguir un trabajo en el gobierno de Clinton, y ciertamente, tampoco en la administración Trump.

Pero si realmente piensa que Donald es una amenaza para su país, lo que hay que hacer es dar el siguiente paso. No se limite a decir que no va a votar por él. Vote contra él.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo