• Viernes 19 Octubre 2018
  • 12:55:32
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 64°F
  1. Viernes 19 Octubre 2018
  2. 12:55:32
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 64°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Los mexicanos están desconcertados por implacable antagonismo de Trump

Los Ángeles Times | Domingo 05 Febrero 2017 | 14:26 hrs

Agencias |

El miércoles crucé la frontera para conversar con los mexicanos sobre la persistente necesidad de Trump de generar antagonismo con nuestro vecino, aliado y tercer mayor socio comercial. Desde el momento en que anunció su candidatura, al denigrar a los mexicanos llamándolos “violadores” y “delincuentes”, la obsesión del presidente con levantar una barrera en la frontera no ha dado trazas de disminuir.

“Trump se dirige a gente que no entiende muy bien cómo es la frontera”, dijo Inés García Ramos, reportera del semanario Zeta. “Ya hay un muro. Nosotros lo hemos visto a diario desde que éramos niños. No me acuerdo de cuando no había muro”.

Éste es el meollo de la ignorancia de Trump, misma que sus seguidores adoptan. No tienen idea sobre lo pujante que es nuestra frontera. No saben que el 33 por ciento de las 2 mil millas (3 mil 200 kilómetros) que separan a nuestros dos países ya está marcada con muros y vallas. O que la migración procedente de México básicamente registra un saldo neto de cero. O que nuestra industria agrícola se desplomaría sin los trabajadores inmigrantes.

O quizá lo saben y no les importa porque resulta mucho más fácil encontrar chivos expiatorios que soluciones.

Por muchos años en el cruce fronterizo más transitado del mundo., San Ysidro, el muro ha constituido una desgracia en el paisaje. A pesar de la poco agradable barrera, a su sombra florece una rica sociedad bicultural.

Resulta común que los mexicanos crucen a diario a fin de asistir a la escuela en la región de San Diego, o para trabajar. Los estadounidenses que no pueden pagar las rentas del lado americano viven en Tijuana y a diario se trasladan a Estados Unidos a laborar. Su sueldos les rinde mucho más en México, especialmente ahora que el peso ha bajado dramáticamente respecto al dólar.

García Ramos, de 28 años, nació en Los Ángeles, pero siempre ha radicado en Baja California. Tiene doble ciudadanía y no batalla para cruzar con el propósito de trabajar o divertirse. La noche de las elecciones, me contó, se encontraba en San Diego. En cuanto resultó claro que Trump ganaría, se fue a un albergue de Tijuana que recibe a mexicanos deportados que o son excombatientes o madres de ciudadanos de Estados Unidos.

“Veteranos deportados o mamás de ‘dreamers”, explicó García Ramos. “Así se refieren a sí mismos. Y estaban en shock. Decían cosas como, “oh, Dios mío, si durante el gobierno de Obama creía que no podía regresar a Estados Unidos y luchar por mi ciudadanía porque he vivido allá 20 años o más, ahora estoy totalmente desesperado”.

Cuando nos dirigíamos a Tecate pasamos por docenas de maquiladoras cuyo auge fue posible gracias al Tratado de Libre Comercio de 1994, blanco frecuente de la ira de Trump. En edificios sin ventanas, los obreros mexicanos fabrican televisores Samsung, instrumentos médicos, compartimentos superiores para aviones de pasajeros, en su mayoría de exportación.

“La gente que trabaja aquí gana 200 pesos diarios. ¿Qué son? ¿Diez dólares?”, dijo García. “No veo cómo van esas compañías a decir, ‘bueno, vamos a pagarle a alguien en Estados Unidos 10 veces más por hacer un trabajo en el que ya invertimos para hacerlo en Tijuana’. Creo que es muy tonto que Trump diga que va a recuperar todos esos empleos”.

Fernando Benítez, un abogado penal de Tijuana que con frecuencia defiende a estadounidenses, me dijo que cuando era adolescente le fascinó el libro “El arte de la negociación” que escribió Trump.

“Pensaba que era un hombre que sabe lo que quiere y no le da pena ir tras ello”, señaló. “Pensaba que él tenía una personalidad superatractiva. Así era yo a los 14 años”.

Ahora, sólo se siente perplejo.

“No entiendo qué es lo que se propone”, me confesó Benítez. “He intentado leer y comprender al asesor de Trump Steve Bannon porque creo que él es la clave de todo esto. Pero no entiendo nada a ese hombre. Por mi vida que no puedo entender lo que quieren”.

Aquí en el lado californiano de la frontera, tampoco nosotros podemos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo