• Domingo 21 Octubre 2018
  • 9:57:41
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 11°C - 52°F
  1. Domingo 21 Octubre 2018
  2. 9:57:41
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 11°C - 52°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Trump quiere que los inmigrantes compartan valores de estadounidenses

El Diario Digital | Martes 11 Abril 2017 | 14:31 hrs

Agencias |

Habiéndose criado en Los Ángeles, Alex Espinoza era un niño típico de la era Reagan.



Pero era mexicano, y su mamá lo trajo a Estados Unidos cuando él tenía dos años. Así que restaba importancia a sus raíces mexicanas para encajar.



Tres décadas después, el debate sobre la inmigración y la asimilación desatado por el presidente Trump ha puesto a muchos a reflexionar sobre el significado de mezclarse en la cultura estadounidense.



De acuerdo con Los Ángeles Times, los comentarios presidenciales en torno a que los inmigrantes necesitan adoptar totalmente la cultura estadounidense ha renovado un debate con generaciones de antigüedad.



Espinoza forma parte de quienes consideran que el debate acerca de la asimilación toca una fibra en el equilibrio que todos los inmigrantes tienen ante sí: ser estadounidenses al mismo tiempo que preservan una sólida sensación de dónde proceden.



“¿Que si me he integrado? No lo sé”, dijo el director del programa de literatura en la Universidad Estatal de California en Los Ángeles. “Probablemente algunas personan digan que sí –mire cómo me visto y hablo y dónde estudié. Y algunas dirán que no –habla español y tiene pasaporte mexicano”.



Espinoza es residente legal pero cree que aun si fuera ciudadano habría quienes nunca lo considerarían “completamente estadounidense”.



“La asimilación no es algo donde uno diga, bueno, soy uno de ustedes”, dijo.



Los Ángeles Times escribió que aunque a menudo la gente define la asimilación de manera drásticamente distinta, en el sondeo que el Centro de Investigaciones Pew dio a conocer en febrero se apreció que el 92 por ciento de los estadounidenses dicen que para ser considerado “verdaderamente estadounidense” hablar inglés tiene por lo menos cierta importancia, mientras que el 70 por ciento dijo ser “muy” importante.



Más del 80 por ciento de los encuestados creía que compartir la cultura y las tradiciones estadounidenses tiene al menos cierta importancia en la identidad nacional.



“Como mínimo hemos absorbido y creído esta narrativa nacional de que somos una país de inmigrantes”, dijo Bruce Stokes, director de actitudes económicas globales en el Pew. “Pero… no es tan fácil en cuanto se entra en los pormenores de la diversidad. La gente está diciendo, ‘esto es bueno para nuestro país, pero no es bueno para mí’, y que ‘la diversidad es buena, pero no me gusta el hecho de que alguien hable español en la tienda a donde voy”.



Estas dudas han predominado desde el Siglo XIX en las comunidades inmigrantes.



Kevin Solís, quien trabaja en el grupo activista Dream Team LA, señaló que las declaraciones de los políticos sobre la asimilación están echando leña a un tema ya de por sí delicado.



“Cuando se dice, ‘tiene que integrarse’, se está empezando con la falsa idea de que ellos no quieren, que vienen como invasores”, dijo.



Carmen Fought, profesora de lingüística en Pitzer College, señaló que todo mundo tiene un acento independientemente de lo bien que hable inglés.



Sin embargo, no todos los acentos se consideran igual de estadounidenses.



“También va a estigmatizarse una manera de hablar asociada con algún grupo estigmatizado”, explicó Fought. “También va a haber racismo y prejuicio contra esa forma de hablar”.



Karen, estudiante de 24 años en la Universidad Estatal de California en Fullerton, fue traída ilegalmente siendo bebé a Estados Unidos y pidió que no se usara su nombre por temor a la deportación.



Karen no ha regresado nunca a México pero se crió en una comunidad abrumadoramente mexicana, viendo televisión en español y trabajando en un restaurante mexicano.



“A veces siento que no soy de ningún lado”, dijo. “En México, me verían de manera muy distinta por mi acento. ¿Qué hago? Si fuera a regresar, no tendría nada allá”.



“Por un lado, los hispanos le dicen a uno, ‘eres demasiado estadounidense’. Por otro, los estadounidenses le dicen que es demasiado hispano. Es difícil estar en medio”.



“¿Qué me hace estadounidense? No son sólo mis 24 años de vida”, agregó.  “Es el hecho de que esto es todo lo que conozco”.e

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo