• Jueves 18 Octubre 2018
  • 13:15:30
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 12°C - 55°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 13:15:30
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 12°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Se gradúan niños en el CRIT

Salud Ochoa/El Diario | Sábado 30 Julio 2016 | 06:41 hrs

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Chihuahua.- Un total de 137 niños recibieron la mañana de este viernes, un diploma por haber concluido su proceso de rehabilitación en el CRIT luego de una estancia que osciló entre los 2 y los 7 años.

Efraín Monroy Márquez, director de la institución, dijo que el festejo fue organizado “para todos aquellos pequeños que salieron de agosto del 2015 a julio del 2016 y lo enmarcamos en la clausura de nuestras actividades de verano, en las que participan 25 jóvenes y niños que no tienen discapacidad y que acuden a convivir con los pacientes”.

Agregó que con la entrega de reconocimientos se concluye “la sinergia que se hace con las familias cuando llegan al CRIT, el compromiso mutuo de ayudar y ser ayudados; es algo muy bonito que nos enorgullece mucho”.

Explicó que el promedio de estancia de los menores en el centro de rehabilitación es de 5 años, dependiendo del tipo de discapacidad que presenten.

“Los niños con lesión cerebral alcanzan hasta 5 años y los de estimulación temprana salen en 2 años”.

Asimismo, indicó que los 137 espacios que se abren serán cubiertos por menores que están en lista de espera cuya cifra total asciende a 500.

En lo que respecta al tipo de discapacidad más atendida, Monroy indicó que “son niños con lesión cerebral, casi todos ellos se enfrentan a alguna circunstancia inesperada en el momento del nacimiento: les falta oxigeno, nacen prematuros, se quedan en terapia intensiva en incubadora o tienen convulsiones lo que genera una lesión cerebral estructurada que les modifica la movilidad, no la inteligencia”.

La participación de los padres, dijo, es fundamental ya que son los principales agentes rehabilitadores porque, si bien es cierto los pequeños acuden al CRIT, en casa es donde la repetición de la actividad y los ejercicios se da.

Cuestionado respecto a un posible crecimiento acorde a la demanda de espacios, dijo que “por el momento no hay posibilidades debido a que la fundación vive una situación compleja desde el punto de vista económico, tratamos de atender bien a los mil niños que tenemos concentrarnos, rehabilitarlos e incluirlos a la sociedad”.

‘‘Es muy difícil porque la sociedad aún rechaza a los niños diferentes’’

El trabajo en el CRIT termina pero hay que buscar otras opciones

Michelle Mendoza es una niña de 10 años que a pesar de su discapacidad, mantiene la sonrisa. De acuerdo con Blanca, su madre, nació con parálisis cerebral y paresia espástica lo que le limitaba prácticamente por completo la movilidad en la pierna y brazo derechos. Ayer, luego de un largo período de trabajo en el CRIT, Michelle concluyó su rehabilitación y aunque la discapacidad no desaparecerá, su movilidad ha mejorado considerablemente.

“Tuvo 4 cirugías y logró progresar mucho porque aquí le ayudaron con sus terapias, ha sido un proceso largo y muy difícil pero ingresar al CRIT ha sido lo mejor que nos pasó”.

Blanca dice que “uno nunca espera tener un niño especial y es muy complicado porque la sociedad aún no acepta por completo a los pequeños diferentes, pero aquí nos han dado apoyo psicológico, te enseñan a aprender a tomar las decisiones correctas para que ellos tengan un mejor camino, pero hay que echarle muchas ganas y tener mucha fe porque a veces incluso en la familia hay rechazo”.

El objetivo es lograr que Michelle sea lo más independiente posible y para ello continuará buscando nuevas opciones de tratamiento.

“Terminamos este proceso pero igual necesitamos continuar. Su padecimiento es severo y la intención es hacerla independiente dentro de sus limitaciones”.

‘‘Tengo dos hijos con discapacidad y por atender a uno desatiendo al otro’’

Antonio tiene trastorno cromosómico que le impedía caminar

Antonio González Almanza tiene 16 años y padece de un trastorno cromosómico que inicialmente le impedía caminar. Ahora, puede moverse y continuará su rehabilitación en otra parte. Sin embargo, a su madre, María Esther, le gustaría llevarlo a un Centro de Atención Múltiple pero le resulta prácticamente imposible porque atenderlo a él, implica desatender a su hija mayor, de 22 años, quien también tiene una discapacidad.

“Estoy muy satisfecha por lo que hemos logrado porque ha sido un proceso muy difícil. He lidiado sola con los dos porque mi esposo tiene que trabajar y sé que mi hijo pudiera progresar más si yo tuviera más tiempo para él, pero no es así, tengo que cuidar a Adriana”.

A pesar de eso, María Esther dice que hará todo lo que esté en sus manos para que Antonio tenga todo el avance que le sea posible ya que, en el caso de Adriana, “me han dicho que por ella ya no se puede hacer mucho porque tendría que haberla atendido cuando era niña y ahorita ya tiene 22 años”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo