• Viernes 19 Octubre 2018
  • 12:57:28
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 64°F
  1. Viernes 19 Octubre 2018
  2. 12:57:28
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 64°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Te invito a comer: Ana María, fonda urbana

Orlando Chávez | Jueves 04 Agosto 2016 | 14:30 hrs

Orlando Chávez/El Diario |

Siempre es agradable encontrar lugares nuevos en zonas de la ciudad que pareciera que se desarrollan en una dinámica diferente a otras zonas comerciales. Uno de estos hallazgos es Ana María Fonda Urbana, que tal vez el nombre de una idea diferente de lo que es en realidad, ya que es más un pequeño restaurante original, cómodo, con buena cocina y trato relajado. Para este fin de semana les recomiendo que se acerquen al centro de la ciudad y lo conozcan, hay buenas posibilidades de que se lleven una agradable sorpresa.

Mientras que en la zona del periférico y la Cantera, hay cada vez más lugares que atraen a sus clientes con grandes espacios, áreas con pantallas que transmiten diversos partidos deportivos, música y promociones, lo que creo que es necesario para que Chihuahua sea una ciudad con opciones para todos los gustos, pero existen otros lugares con un perfil más bajo, ya que su apuesta es generar los espacios tranquilos y relajados, con instalaciones mucho más sencillas pero muy originales, al igual que en el caso anterior, vienen a complementar una necesidad para quienes buscan salir a comer, tomar un par de bebidas, ir por un café o pasar un buen rato escuchando música.

Para quienes deseen conocer este pequeño lugar, que puede pasar desapercibido a simple vista, la mejor forma de llegar es por la avenida Independencia está prácticamente en frente de una sucursal de Banamex, aun costado de las instalaciones del IEE, para más precisión está a una cuadra del Paseo Bolívar, en una esquina. No esperen ver un gran anuncio, sino que en el exterior hay una pequeña terraza, con un sillón y unas cuantas sillas; la mayoría de las mesas están al interior, pero para llegar a ellas hay que subir varios escalones, para encontrar una especie de sala en la que el decorado sin compromiso es la constante, prácticamente todas las sillas son diferentes, no hay mesas igual, los colores son vivos, pero con ambiente acogedor, mientras que el ambiente es agradable con música que permite la conversación. Es fácil que el tiempo pase sin darse cuenta. En este punto creo que el lugar merece una calificación de 9.3, ya que tiene algunas limitantes, como la falta de estacionamiento lo que es un problema común en el primer cuadro de la ciudad, mientras que subir las escaleras puede ser un atractivo, pero a la vez complican el acceso en ciertas circunstancias.

El servicio es un punto que es complicado calificar, ya que con la variedad de lugares también se ha dado una variedad en la forma en que son atendidos los clientes, ya que mientras están los restaurantes en los que la tensión es más formal y conservando estándares, están los que buscan tener un trato directo con las personas, dejando de lado el formalismo, en ambos casos es importante que el personal conozca la oferta que hace el restaurante y que pueda orientar a los visitantes. En mi visita me encontré con una buena atención, un trato amable y servicial, además de que los tiempos de preparación me parecieron adecuados. Mi calificación es de 9.2. Un punto a destacar es que permiten llevar mascotas, siempre y cuando estén acostumbradas a estar tranquilas es espacios cerrados.

La comida es buena, me gustó la variedad de los platillos, además de que ofrecen varias alternativas de comida mexicana que es consumida en el centro del país, si bien puede tener un poco de aceite, hay otras alternativas más ligeras. La persona que prepara los alimentos es una chef que ha buscado generar sus propios platillos y bebidas, las cuales son sin licor. Tuve la oportunidad de comer diversas alternativas del menú, las cuales me parecieron recomendables. Mi calificación es de 9.4, por su originalidad.

Los precios me parecieron adecuados también, se mantienen en un rango por debajo de los 100 pesos, lo que permite que dos personas puedan pasar un rato muy agradable por unos 250 pesos. No me entere si tiene alguna promoción. En este punto mi calificación es de 9.2.

En resumen, Ana María fonda urbana, es mucho más que una fonda, es un pequeño restaurante con su propio estilo y oferta, permite ir con buenos amigos, incluyendo al perro. Me parece que es la forma ideal para terminar un paseo por el centro de la ciudad, o para empezar una tarde relajada. Tienen servicio desde la hora del almuerzo hasta entrada la noche. El centro merece esta clase de lugares, en donde se puedan tener pláticas y encuentros, en la variedad está el gusto y en Chihuahua cada vez hay más con que satisfacer las distintas exigencias. Puede enviar sus comentarios a [email protected] o al facebook de la columna en donde pueden enterarse de más lugares y recomendaciones. Nos vemos para comer.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo