• Lunes 22 Octubre 2018
  • 11:35:51
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 15°C - 59°F
  1. Lunes 22 Octubre 2018
  2. 11:35:51
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 15°C - 59°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Controlaba enfermero del IMSS, red corrupción

De la Redacción | Viernes 06 Julio 2018 | 09:32 hrs

| El enfermero presumía en redes sociales tener varios autos de lujo

Chihuahua.- Jorge Alberto C. A. presunto responsable del homicidio de Laura María Soto López, ocurrido en diciembre de 2017, lideraba una red de corrupción al interior del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con la venta de puestos de trabajo a cambio de cantidades que oscilaban entre los 30 a los 50 mil pesos y de favores posteriores, de acuerdo con una persona cercana al imputado, quien pidió reservar su nombre en el anonimato.

Esta supuesta red de estafas es una de las líneas de investigación que desarrolla la Fiscalía General del Estado (FGE) y por ello, han citado a declarar a trabajadores del Instituto e integrantes del sindicato.

Al respecto, la postura que emitió el IMSS es que no podía hacer pronunciamientos debido a que existe una investigación en curso y se reiteró la disposición de colaborar según lo requieran las autoridades.

Aun cuando de manera oficial, ayer el área de Comunicación  Social de la FGE no corroboró los citatorios a personal del Seguro Social, trascendió que uno de ellos fue el líder Felipe Alcántara Martínez.

Además se estableció que el enfermero que laboraba en la Clínica 58, localizada en la colonia Saucito, es investigado también por el ataque contra la familia Romero Armendáriz, ultimada el fin de semana pasado en su domicilio del fraccionamiento Residencial Universidad.

“Hasta el momento tenemos algunos indicios que podrían generar alguna convicción en relación a su posible participación, no queremos anticipar nada hasta no tener evidencia suficiente que lo vincule o descarte, pero por lo pronto logramos establecerle responsabilidad para presentarlo al juez por el homicidio de la enfermera (Laura Soto)”, señaló ayer el fiscal general César Peniche Espejel.

Jorge Alberto C. A. será presentado hoy ante un juez para la audiencia de vinculación a proceso por homicidio calificado en grado de consumado, de Soto López, quien era empleada de la Clínica 2 del IMSS, en Nombre de Dios.

Además, de manera extraoficial se le vincula con el homicidio de Hazael Díaz Jáquez, cometido el pasado 29 de enero y cuyo cuerpo fue localizado en el interior de un vehículo en el parque hundido de El Palomar.

Ambos extrabajadores del IMSS, habrían pactado con Jorge Alberto, pagos para obtener plazas de promoción, que nunca fueron otorgadas, señaló la fuente a El Diario.

 

El inculpado fue sometido a la audiencia inicial de Control, el pasado lunes en la que el juez Alexis Ornelas, le dictó prisión preventiva por un lapso de doce meses. Su arresto ocurrió el domingo 1° de julio, un día después del asesinato de la familia.

 

ASI FUNCIONABA LA RED

 

Jorge Alberto era  muy conocido entre los empleados debido a que en cuestión de unos seis años de trabajar en el IMSS tuvo una mejora considerable en su calidad de vida, narró a El Diario una de las personas con las que él tuvo contacto.

“Él presumía de tener relaciones cercanas con personal del Sindicato, por lo que podía negociar la asignación de las plazas”, contó.

En realidad el había ingresado desde abajo, fue almacenista y en los últimos años, como enfermero auxiliar, adscrito a la clínica 38.

“Es una persona que lograba convencer de que podía hacerlo, a varios si los pudo meter a trabajar, pero además de tener que pagar entre 30 y 50 mil pesos, pero quien ingresaba ya quedaban en deuda con él, así que si quería que le hicieran un favor lo tenían que hacer”, apuntó.

Los favores, apuntaron, consistían en facilitar trámites y documentos para seguir ingresando personal de manera irregular.

En algunos casos pedía dinero a cambio de ingresar al interesado como un “proveedor” del instituto.

“Por ejemplo, pedía una cantidad, 50 mil pesos y conseguía facturas por el doble. De esa forma la personas interesada sacaba ganancia”, explicó.

La fuente, estimó que la red se extendía al interior de varias clínicas: “algunos familiares cercanos con seguridad sabían lo que hacía pues ellos mismos le ‘acercaban’ a quienes querían ingresar o buscaban un ascenso. A otros los usaba para que le ayudaran a realizar trámites o llevar papelería a las oficinas incluyendo paquetes que no podían abrir ni saber que tenían en su interior. Esto lo hacía para protegerse y que no lo vieran en las oficinas administrativa del IMSS, en especial en la Delegación, ya que por su puesto de enfermero no tenía justificación de acudir”.

La fuente informativa, refirió también que para poder cumplir los acuerdos, Jorge Alberto C. A, pagaba dinero a otros involucrados. “Repartía dinero, para asegurar que los ‘trámites’ que realizaba pudieran tener éxito”.

No siempre fue así, y en algunos casos el incumplimiento despertaba malestar entre quienes le habían otorgado dinero anticipado, situación que, presumen las autoridades pudo derivar en el delito de homicidio. 

 

UNA MUJER ASESINADA FRENTE A LA GUARDERIA DEL IMSS

 

La mañana del jueves 7 de diciembre del 2017, una mujer fue asesinada en el exterior de la guardería Número 1 del IMSS.

La Fiscalía General del Estado informó que la víctima, fue identificada como Laura María Soto López, de 30 años de edad.  La atacaron a balazos y al menos 10 casquillos percutidos de calibre 9 milímetros fueron asegurados en la escena del crimen.

Testigos refirieron que varios sujetos armados que viajaban en un vehículo de reciente modelo fueron los responsables de cometer el asesinato de Laura quien se encontraba dentro de una camioneta.

Tras la agresión, ella fue trasladada al Hospital Morelos, donde a pesar de que se le brindaron auxilios médicos, terminó por perder la vida.

El IMSS dio a conocer que Soto López laboraba en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) Número 2, y lamentó su deceso.

La Institución dijo que, a través del área jurídica, coadyuvará con las autoridades correspondientes, aportando los elementos que le sean solicitados, sin embargo, durante los seis meses siguientes nada se supo del desarrollo de las investigaciones.

De acuerdo a versiones, Laura buscaba una promoción de trabajo y contacto con el hoy detenido. La Fiscalía no ha informado hasta hoy oficialmente la relación entre el imputado y el homicidio, pero de manera extraoficial se comenta que al no tener el ascenso prometido Soto habría amagado al Jorge Alberto con demandarlo, o denunciarlo públicamente.

Tampoco se ha informado a través de quien se sucedió la vinculación inicial, pero en la red social de Facebook, Laura Soto mantenía entre sus contactos al menos un familiar de quien es su presunto asesino.

 

HAZEL DÍAZ, UN TRABAJADOR DE LA SUBDELEGACIÓN DEL IMSS ASESINADO

 

La noche del 29 de enero del 2018, en el interior de un vehículo Jetta color gris, fue localizado el cuerpo sin vida de Hazael Díaz, entonces trabajador de la subdelegación del Instituto Mexicano del Seguro Social. Tenía impactos de bala, y había porciones de droga en el auto, por lo que en principio se presumió que su asesinato pudiera estar ligado al narcomenudeo.

Sin embargo, tras la detención de Jorge Alberto A.C, una nueva línea se abrió con la posibilidad de que el enfermero de la clínica 58 pudiera estar también involucrado en el asesinato.

Según estas versiones, referidas también a El Diario por otra fuente cercana, Hazael pagó una cantidad cercana a los 100 mil pesos al enfermero, para procurar también un ascenso que tampoco ocurrió.

Una vez más el incumplimiento habría despertado el amago de denunciar lo que ocurría al interior del Instituto.

De manera oficial, el Ministerio Público no ha presentado cargos hasta hoy contra Jorge Alberto que pudieran vincularlo a este homicidio.

“Es una persona peligrosa, pero tenía gente afuera a la que recurría, no puedo decir si lo hizo, pero tampoco lo podría descartar”, agregó la fuente.

 

LA MASACRE DE UNA FAMILIA QUE DERIVÓ EN LA DETENCIÓN

 

La madrugada del sábado 30 de junio cinco integrantes de  familia Romero Armendáriz, fueron asesinados en el interior de una vivienda de la calle Nayarit en la colonia Residencial Universidad, al Norte de la ciudad.

Los cuerpos del matrimonio formado por Daniel Armendáriz Vega y Rita Romero, de sus hijas Daniela y María, y de Ricardo Sánchez, esposo de esta última fueron encontrados durante la mañana. Todos presentaban al menos un balazo en la espalda. En la escena del crimen se localizó también a un pequeño de 2 años. Estaba ileso.

La Fiscalía mantiene las líneas de investigación bajo reserva, pero trascendió que el móvil podría ser una operación fallida de compra venta de un riñón que Daniel Romero necesitaba, y por el que habrían pagado 500 mil pesos.

La tarde del domingo 1 de julio, se supo de la detención de Jorge Alberto A.C,. La información inicial fue que era enfermero y que se le había arrestado como presunto responsable del multihomicidio. Horas más tarde el Comunicación  Social negó a El Diario ambos supuestos. Ni enfermero ni relacionado con el asesinato de la familia, indicó el portavoz Carlos Huerta.

Desde ese día, la Fiscalía había manejado una postura similar, hasta ayer que el Fiscal adelantó de la posibilidad de un vínculo entre el asesinato de las cinco personas y el enfermero detenido.

La fuente de información con la que El Diario tuvo contacto, no descartó que el detenido lograra crear una red que abarca distintas áreas, por lo que tendría nexos que le ayudarían a lograr manipular la entrega de un órgano a cambio de 500 mil pesos.

“Es difícil saber cómo lo pensaba hacer, pero tenía gente que le debía favores en muchas áreas, algunos además le tenían miedo:”.

Jorge Alberto A. C, comparecerá hoy al medio día ante el juez.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo