• Viernes 19 Octubre 2018
  • 6:29:24
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 13°C - 56°F
  1. Viernes 19 Octubre 2018
  2. 6:29:24
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 13°C - 56°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Hilo Diario FINAL BEISBOLERA CONTAMINADA

El Diario | Miércoles 10 Octubre 2018 | 21:44 hrs
 

 

FINAL BEISBOLERA CONTAMINADA. La final de ¨Nuestra pequeña serie mundial¨, como llamaba don Maik Orpinel Mendoza (qepd) al Campeonato Estatal de Beisbol, deportivamente tuvo un final de ensueño para los aficionados, con un juegazo de dos carreras a una, para ganar con todas las de la Ley el trofeo, Manzaneros de Cuauhtémoc sobre Algodoneros de Delicias.

 

Sin embargo, el último partido, el séptimo y definitivo, se pospuso cuatro días, en cierta medida por un error de los organizadores, al no garantizar la seguridad de aproximadamente 1200 aficionados, sentados en unas gradas desarmables, que en forma fue el causal de la suspensión del sexto partido, pero en el fondo, se esconde una motivación de carácter político.

 

El viernes a las 7:30 arrancó el sexto partido en tierra manzanera, los problemas empezaron cuando de improviso llegó el gobernador Javier Corral, con el brazo caliente y listo para lanzar la primera bola, ceremonia prevista con el beisbolero alcalde de Cuauhtémoc, Carlos Tena, a quien de manera unilateral hicieron a un lado, ni a la bola en el terreno de juego lo invitaron, vio el arranque desde las gradas.

 

Francisco Javier Fierro, presidente de la Asociación Estatal de Beisbol por designio del Gobierno del Estado, desplazó a Carlos Tena, no tuvo la cortesía, a pesar de estar en su casa, de invitarlo al menos acompañar al gobernador Javier Corral al inicio de las hostilidades, desaire que nada tuvo que ver, con la sonora rechifla contra el mandatario, pero sí en el desarrollo del partido.

 

Tras el desaire a Tena, Otilio Aguilera, cercano colaborador del alcalde y ex beisbolero de los Manzaneros, a no pocas personas les dijo: ¨Ahora van las nuestras¨ en real amenaza de incidir en el desarrollo del partido, que se jugó hasta la cuarta entrada sin interrupciones, cuando llegó Protección Civil Municipal a verificar el estado físico de las gradas desmontables del jardín izquierdo, porque habían llegado quejas de aficionados ahí sentados, de que se estaban ladeando y tronaban muy feo.

 

Había llovido tres días consecutivos, Protección Civil de Cuauhtémoc hizo la revisión de las instalaciones días antes del arranque del sexto juego, no verificó el viernes cuando por el agua el suelo se reblandeció, provocando un ligero hundimiento de la pesada grada, motivo por el cual esa autoridad pidió a los organizadores, desalojaran a cerca de mil 200 personas, casi todas de Delicias, ahí sentadas.

 

Ya entrados en el tema, Gobernación Municipal encontró que en las gradas se había vendido cerveza en bote y no en vaso como es la norma, además había botellas de licor entre los aficionados, que por la pasión que despierta una serie final, no es difícil se conviertan en peligroso proyectil, esa violación merecía una sanción o hasta la clausura del estadio.

 

Motivos para cancelar el partido los hubo, fueron reales, nada justifica una omisión como la verificación de gradas improvisadas, lo primero es la seguridad del asistente, tampoco se justifica la venta de embriagantes en botella, hasta ahí, sea por lo que fuere, la Presidencia Municipal actuó conforme a protocolo, incluso un día después, el sábado, en la reanudación del sexto partido, se cancelaron las gradas provisionales y se dejó entrar libre, sin pago de boleto, el número de aficionados exactos para llenar el aforo del inmueble.

 

Sin embargo, el séptimo y definitivo partido, que se debía jugar conforme al reglamento, dos horas después de terminado el sexto partido, se pospuso para domingo, luego para lunes y finalmente se jugó el martes; primero dijo Francisco Javier Fierro que se jugaría el domingo en el Gran Estadio Chihuahua a las cuatro de la tarde, mientras por el sonido local, el jurisdiccional de Cuauhtémoc, unilateralmente informó, que se jugaría el partido final en su tierra, exhibiendo la falta de autoridad  de Fierro.

 

Finalmente el martes a las cinco de la tarde, los jefes de la porra manzanera y algodonera lanzaron la primera bola, ante la multitud, se dieron un abrazo ante el aplauso de la clientela, el partido final fue cardíaco, los pítcheres inicialistas de los dos equipos, salieron inspirados, fueron dos errores del tercera base algodonero, lo que le dio la ventaja de una carrera al hoy digno equipo Campeón.

 

Pero la moraleja de esta muy mala experiencia es que, del beisbol organizado y el basquetbol que mueven a miles de personas en el Estado Grande, debe estar fuera la política, debe regresarse al antiguo esquema en el que los comités regionales en el caso del beisbol y los municipales en el basquetbol, elijan sus propios directivos, que dejen de nombrarlos los alcaldes y el gobernador, ellos tienen tareas más importantes que hacer en beneficio de la raza, y su colaboración se remita a garantizar la inspección y seguridad en estadios y gimnasios, así se evitan rechiflas, revanchas y enconos, que gane el deporte.

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo