• Viernes 19 Octubre 2018
  • 4:18:13
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 14°C - 57°F
  1. Viernes 19 Octubre 2018
  2. 4:18:13
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 14°C - 57°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Caen asesinos de párroco en Michoacán

Reforma | Lunes 03 Octubre 2016 | 14:33 hrs

Reforma |

Morelia, Mich.- Policías ministeriales detuvieron a dos hombres acusados del asesinato del párroco de Janamuato, Michoacán, José Alfredo López Guillén, hallado muerto a balazos el pasado 25 de septiembre.

Informes preliminares de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) señalan que la detención ocurrió en un operativo realizado en la zona del Bajío.

A los detenidos les fueron encontradas algunas pertenencias del sacerdote y otras evidencias que los incriminan, adelantaron fuentes de la dependencia.

Uno de los detenidos, dijeron, mantenía una relación de amistad con el cura, con quien presuntamente se encontraba conviviendo junto a otras dos personas el pasado 19 de septiembre en la Casa Parroquial, cuando el religioso fue visto por última vez.

Al no saberse nada de López Guillén, el 20 de septiembre inició su búsqueda y enseguida fue presentada la denuncia ante las autoridades.

El caso se hizo público el 22 de septiembre a través de un mensaje grabado en video por el Cardenal Alberto Suárez Inda, quien pidió a los captores respetar la vida e integridad del sacerdote.

Durante la búsqueda, una agencia de noticias difundió un video asegurando que el párroco había sido captado junto a un menor de edad en los pasillos de un hotel de Puruándiro, cercano a Janamuato.

La grabación fue desechada más tarde por las autoridades, al confirmar que se trataba de una información falsa.

En medio de la controversia que dichas imágenes provocaron, el cuerpo del párroco fue finalmente localizado en un paraje de la carretera Puruándiro-Zináparo, con cuatro balazos en el estómago, maniatado y envuelto en una cobija.

Las peritajes revelaron que el cadáver tenía una rigidez de cinco días, lo que indica que fue asesinado casi enseguida de haber sido sacado de la Casa Parroquial el 19 de septiembre.

Tras el hallazgo, la Arquidiócesis de Morelia pidió justicia y atribuyó el asesinato al móvil del robo.

"Hasta ahora lo que sabemos es que el padre fue asesinado pocas horas después de que lo secuestraron y su cuerpo fue abandonado a unos kilómetros, llevándose su automóvil y también una camioneta de la parroquia y algunos otros objetos de valor", señaló el Arzobispo Alberto Suárez Inda.

La PGJE dará esta tarde un informe sobre las detenciones.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo