• Sábado 20 Octubre 2018
  • 16:47:56
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 15°C - 60°F
  1. Sábado 20 Octubre 2018
  2. 16:47:56
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 15°C - 60°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Las altas esferas de Pemex, líderes sindicales y empresarios: la cadena "de suministro" en el robo de gasolina

Agencias | Martes 16 Mayo 2017 | 18:46 hrs

Agencias |

En el robo de combustibles, los llamados huachicoleros son el peldaño más bajo de una compleja estructura criminal que involucra al gobierno, funcionarios de Pemex e integrantes del sindicato petrolero, afirma la periodista Ana Lilia Pérez.

En entrevista con HUFFPOST México, la autora del libro El cártel negro, que documenta los nexos entre grupos delictivos como Los Zetas y funcionarios del gobierno de Felipe Calderón, sostiene que desde 2011 el problema del robo del combustible ha sido un fenómeno en aumento debido a la complicidad y omisiones, tanto del presidente panista como del actual mandatario federal, Enrique Peña Nieto.

Pérez, quien tuvo que salir de México durante varios meses para refugiarse en Alemania tras las amenazas recibidas durante la realización de su investigación, afirma que la reforma energética aprobada por el PRI y PAN hizo aún más laxos los controles para combatir la ordeña de combustible, lo cual propiciará un aumento del mercado ilegal de gasolina, en el cual están también involucrados diversos empresarios.

Te compartimos la conversación que sostuvimos con la periodista a raíz de la polémica que levantó el enfrentamiento entre militares y huachicoleros la semana pasada, donde murió un soldado y al menos dos civiles (uno de ellos ejecutado por las fuerzas armadas luego de ser sometido):

 



H: ¿Cuál es tu percepción sobre la crisis actual que hay con los huachicoleros de Puebla tras los enfrentamientos con el Ejército y lo que ha pasado en los últimos días?

ALP: Lo que ocurre en Puebla no es algo nuevo. Ha sido un problema gradual en México. Yo publiqué El cártel negro en 2011, había hecho trabajos de corrupción, crimen organizado y puedo decir que esa fue la investigación más complicada que hice porque involucra muchos intereses. Y aquí viene la explicación de por qué ha crecido el mercado negro de hidrocarburos: los huachicoleros son el eslabón más bajo dentro de toda una estructura que nos lleva hasta las altas esferas de directivos de Pemex. En esto también radica la explicación del porqué el robo de combustible se ha convertido en un negocio tan codiciado para los cárteles de la droga. Se debe mirar el problema en todas las estructuras que lo involucran porque así es como debe venir la estrategia que se pretenda aplicar para combatir este delito. El presidente de Peña Nieto anuncia una estrategia coordinada contra el robo de hidrocarburos pero esta ya se había aplicado en años anteriores, supuestamente.

Ha sido un problema que el gobierno había callado, que el gobierno mismo dejó crecer.
¿Ahora por qué vemos casos como el de Puebla? Pues cada vez hay más gente que ve en esta modalidad criminal un ilícito, una fuente de empleo, y esto nos refleja la situación que está viviendo el país, estos vacíos de autoridad, que la gente se sienta más identificada con ese tipo de prácticas porque no ha visto una respuesta del gobierno frente a la problemática económica. Ahora tenemos muy fresco el tema del aumento exorbitante al precio de los hidrocarburos y al mismo tiempo vemos cómo se está fortaleciendo un mercado negro porque la gente no lo ve como algo tan malo, porque además se relaciona directamente con la imagen de Pemex, una empresa que en apariencia es de todos los mexicanos, pero que la ciudadanía no ha tenido sus beneficios parejos. Se sabe del saqueo al que se ha sometido a la empresa del Estado y la ciudadanía dice: robar ese hidrocarburo no es un pecado, porque Pemex es de todos. Y ahí vemos un elemento social muy importante.

"No se debía focalizar tanto el tema de los huachicoleros sino en todas las estructuras, que involucran a funcionarios de Pemex, empresarios franquicitarios, porque gran parte de los hidrocarburos que se roban y circulan en el mercado negro se convierten en suministro del mercado legal de combustibles. Y aquí es también uno de los elementos más preocupantes, porque el problema es de tal magnitud, que cualquiera de nosotros puede ser consumidor de ese tipo de productos".
H: ¿Incluso en Estados Unidos, donde se ha comercializado gasolina proveniente del mercado negro mexicano?

Completamente. En la cuenca de Burgos, por ejemplo, hay toda una red de grupos del crimen organizado, trabajadores de Pemex, gente de esas poblaciones, que lo que roban más es el condensado de gas, una materia prima que se usa para refinar gasolinas de muy alta calidad y todo ese condensado que no se vende al consumidor común, se lleva como materia prima a Estados Unidos para que las refinerías de allá lo vendan en toda la Unión Americana. ¿Quién vende ese condensado? Los Zetas y el Cártel del Golfo. Esta fue una de las vías principales de la economía de estos grupos criminales. Por eso ahora vemos en Reynosa, como un epicentro del mercado negro de hidrocarburos en la frontera norte, solamente que no se tiene tanta información de lo que está pasando ahí porque es parte del control que tienen los grupos criminales. De lo que viven grupos como Los Zetas, el principal grupo criminal que está operando en el mercado negro de hidrocarburos por todo el país, incluido el llamado "triángulo rojo del huachicoleo". Y no es sólo la gasolina que se roban, sino los asfaltos, los lubricantes, petróleo crudo en zonas de plataformas... es todo un mercado paralelo que es la principal competencia de Pemex.

H: Aunque tu investigación se centra en el gobierno de Felipe Calderón, vemos que muchas de estas prácticas de cuello blanco son transexenales. ¿De qué manera se explica la manera en que los altos funcionarios del gobierno federal han estado coludidos en este negocio durante años?

ALP: Cuando yo empecé a investigar este asunto, fue porque tenía mucha investigación previa sobre la corrupción en Pemex. Y me encontré con empresarios y contratistas de Pemex que estaban lavando dinero para los cárteles de la droga, en ese caso para Los Zetas y el Cártel del Golfo. Cuando ambos cárteles hacen alianza como sociedad, ellos forman La Compañía. ¿Qué hacía esa sociedad? Era una empresa que tenía puestos en Pemex. Es decir, gente de Pemex trabajaba para La Compañía. Contratistas de Pemex trabajaban para La Compañía, algunos de manera forzada, y otros porque en realidad quisieron hacer alianza con ellos. Muchos empresarios, sobre todo en las regiones del Golfo, Tabasco y Chiapas, recibían la visita de gente que trabajaba para La Compañía, que no era el típico narcotraficante que imagina uno, con botas, sombrero y pistola al cinto, sino ejecutivos que llegaban a ofrecerle a los empresarios inyectar dinero en efectivo a sus empresas. Y muchos entraron a ese negocio.

"En otra modalidad, muchos empleados de Pemex trabajaban para el grupo criminal. Comenzó a ser tan fuerte la infiltración que incluso La Compañía tenía la información de qué contratos iba a recibir cada empresa para pedirles un derecho de piso, comisiones que ellos prestaban en esas sociedades, evitar secuestros y para sus propios negocios: lavado de dinero a través de empresas contratistas de Pemex y de empresas que tienen gasolineras.
Son redes muy sofisticadas que explican por qué los grupos del crimen organizado tienen esa información tan precisa de dónde se ubican los ductos de Pemex. Hay que recordar que los ductos de Pemex son zonas de seguridad nacional. El ciudadano común no tiene esa información, e incluso tú como periodista busca tener alguna información al respecto a través de las leyes de transparencia, te lo van a negar, porque se argumenta que son áreas de seguridad nacional, pero no son blindadas para el crimen organizado, porque están dentro de las estructuras donde obtienen esta información.

H: ¿Qué tipo de presiones viviste a la hora de realizar la investigación sobre el mercado negro de hidrocarburos?

ALP: Cuando elaboraba este libro de El cártel negro, generó que tuviera que salir de México un tiempo porque había muchos intereses que se estaban tocando. Es una economía paralela, una economía criminal en la cual hay muchos empresarios involucrados. Es un tema muy complejo. Si el gobierno quiere combatir el ilícito se tiene que hacer no a punta de bala sino con una estrategia y mucho trabajo de inteligencia, además de combatir la corrupción que hay dentro de Pemex, porque hay trabajadores que están sirviendo a los cárteles de la droga y los grupos criminales en los que también están los huachicoleros, aunque en el nivel más bajo. Son la carne de cañón, finalmente.

H: Algunas versiones publicadas en la prensa citan un supuesto informe en poder de la Secretaría de Gobernación donde se ubica a exfuncionarios como Genaro García Luna y el exgobernador Rafael Moreno Valle como algunos de los políticos detrás de estas estructuras de robo de hidrocarburos para usar las ganancias con fines electorales...

ALP: El secretario de Seguridad que tenía Moreno Valle en Puebla en algún momento tuvo la vigilancia de estas áreas de Pemex, creo que por ahí viene la conexión. (La periodista se refiere a Facundo Rosas, excomisionado de la Policía Federal cercano a García Luna y extitular de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla, quien renunció a su cargo luego de que dos de sus subalternos en la policía estatal, Marco Antonio Estrada López y Tomás Mendoza Lazcano, fueran detenidos tras ser capturados en flagrancia por participar con organizaciones criminales en el robo de combustible).

¿Quiénes son los principales empresarios gasolineros del país? Cuando tú haces un cruce de información te encuentras con funcionarios públicos, gente de distintos partidos políticos, y esas empresas gasolineras son también las principales fuentes de destino de ese hidrocarburo robado. Hay muchos políticos involucrados en este tema. Y te cito el caso del sindicato petrolero.
El robo de hidrocarburos comenzó en sector del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República. Mexicana. Si tu revisas la estructura del comité de la dirigencia sindical de Carlos Romero Deschamps, casi todos tienen puesto de transportista, de chofer. El propio Romero Deschamps, tiene el puesto de chofer de pipa (que son las que distribuyen la gasolina en el país). Y ahí comenzó lo del huachicoleo. ¿Por qué se le llama así? El robo de hidrocarburos no comenzó con la manipulación de la válvula y la conexión como la vemos ahora, sino cuando esos transportistas de pipas se detenían en su camino entre la terminal de almacenamiento de Pemex y la gasolinera a la que iban a repartir el combustible, y con mangueras le sustraían un poco de ese producto. Para que no se reflejara en un menor nivel en la pipa, le metían otro tipo de líquido: agua, combustóleo o algún otro material de peor calidad que igualara la cantidad que supuestamente debería tener la pipa. A esa práctica de sustraerle el producto y adulterar el combustible, es a lo que denominaban "huachicolear", palabra que viene del rubro del licor, con la producción del tequila o mezcal.

Otra modalidad era cuando esos transportistas sindicalizados sacaban un cargamento de gasolina, diesel o combustóleo, y con la misma factura se volvían a formar en la terminal para que les suministraran otra vez, es decir, sacaban dos pipas con una misma factura. Esa otra pipa la descargaban en alguna empresa donde previamente hubieran pactado vender esa gasolina a más bajo precio. ¿De quiénes eran esas gasolinas? De los mismos franquiciatarios de Pemex. Después esta modalidad se fue extendiendo al mercado de lubricantes hasta llegar directo al crudo, en las zonas de plataformas. Aquí nos da una idea de cómo fue creciendo el robo hormiga, a manos de los propios trabajadores, a ser una actividad en la cual ya se vincula el crimen organizado y que podemos identificarlo perfectamente durante el gobierno de Vicente Fox, cuando empiezan a operar los Zetas con el Cártel del Golfo y a hacerse de este producto condensado en la cuenca de Burgos para llevarlo a Estados Unidos.

H: ¿Cuál fue el factor que ayudó a que creciera este fenómeno?

ALP: La negación oficial. Y yo puedo decirlo con toda certeza, porque cuando investigaba este era un tema vedado, un tema tabú. Recuerdo muy bien cuando una de las aristas de la investigación obligó a Pemex a que me entregaran información relacionada con su gerencia a la seguridad física, que desde entonces era operada por militares, y el gerente de seguridad física me preguntaba para qué quería esa información o qué iba a hacer con ella. Fui objeto de intervenciones telefónicas, seguimiento y acoso. Había muchos intereses que yo estaba tocando sin saber qué tanta era la penetración criminal en ese tema. Creo que es un problema que se calló mucho tiempo y en esta negación los grupos criminales llegaran al nivel que vemos ahora.

H: ¿Y de 2011 a la fecha sientes que ha cambiado algo todo este tema? ¿A raíz de la reforma energética, quizá?

ALP: Creo que se deterioró. Es algo más grave. Y hay un elemento interesante dentro de la aplicación de la reforma energética. Cuando Pemex comienza a aplicar iniciativas para combatir el robo de combustible durante el sexenio de Calderón, uno de los indicadores que tiene Pemex para detectar que una gasolinera está vendiendo combustible robado es porque dejan de comprarle a ellos, pero sigue operando la gasolinera. Mientras el Estado tuvo control del mercado de combustibles, el único proveedor de gasolina podía ser Pemex. O le comprabas a Pemex o le compraban a Pemex. Y si una gasolinera bajaba su nivel de consumo, pero seguía operando, ese era un indicador para el SAT, CISEN, Profeco y Pemex para identificar que ahí había combustible robado.

"Con la apertura del mercado de combustibles y la entrada de empresas que puedan importar y exportar combustibles, Pemex ya no va a tener control de eso, lo que puede detonar un mayor mercado negro.
Otro dato. Mientras Pemex tuvo el control de refinados había un solo precio para las gasolinas. Con la liberalización, ahora los vendedores van a poder ofertar la gasolina al precio que quieran. Ese es otro elemento que va a abonar más al mercado negro.

H: Supongo que en tu investigación viste la impunidad en casi al cien por ciento...

ALP: Mira, no sólo eso. En el libro yo identifico con nombre y apellido a dirigentes sindicales implicados en el robo de combustible y esto dicho por la propia área de inteligencia de Pemex, que se hicieron indagatorias sobre dirigentes sindicales que tenían riquezas inexplicables, y no hablo del dirigente del sindicato (Romero Deschamps), sino dirigentes locales. ¿Qué se hacía con esos expedientes? Se clasificaban como reservados. Así que esos casos siguen en la impunidad. Esto nos lleva a hacer una revisión de si el gobierno realmente tiene voluntad de combatir esto o no, porque no es la primera vez que un presidente lo dice. Pero en realidad ves, no sólo que no se combate, sino que el robo va creciendo, y el mercado negro llega a un nivel más alto y vemos poblaciones enteras que están simpatizando con estos grupos criminales en el robo de hidrocarburos, lo cual es un problema que ya tiene implicaciones de carácter social muy graves.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo