• Miércoles 24 Octubre 2018
  • 0:09:22
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 16°C - 62°F
  1. Miércoles 24 Octubre 2018
  2. 0:09:22
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 16°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Las personas con depresión interactúan de forma diferente con el mundo

Agencias | Jueves 06 Julio 2017 | 19:05 hrs

Agencias |

La depresión no es nada fácil pero dicen que lo más difícil es la forma en que afecta la vida diaria de las personas.

Cerca de 300 millones de personas en el mundo la padecen según la Organización Mundial de la Salud. No sólo crea problemas de salud emocional, como pensar en exceso o falta de motivación, sino que también provoca problemas de salud, como dolores de cabeza y mala alimentación. También causa fatiga, irritabilidad y dificultad para concentrarse.

La realidad es que estos síntomas tienen efectos significativos sobre las rutinas diaria que van desde los pendientes de la casa hasta las situaciones sociales o simplemente para dormir. Como cualquier otro padecimiento médico, mientras más información tengas al respecto es mejor. Por eso hacemos un resumen de algunas de las formas en que la depresión afecta la vida cotidiana de una persona.

A continuación presentamos algunas de las maneras en las que las personas con depresión interactúan de manera diferente con el mundo.

Las personas con depresión suelen ignorar las citas de rutina.

Para la mayoría de las personas las visitas al peluquero o al dermatólogo son puntos esperados en el calendario. Sin embargo,la depresión las convierte en tareas monumentales.

El caso compartido en el post de Facebook de Kate Langman, una estilista de Wisconsin ilustra este punto. Su publicación en Facebook se hizo viral cuando ella compartió la historia de un cliente con depresión que llegó a su salón.

(POST: Aquí les cuento rápido esta historia. Yo trabajo en The Salon dentro de Ulta Beauty. Hace un mes vi a una mujer agarrando cada producto de la línea "All Soft" de Redken. Cuando le pregunté si necesitaba ayuda ella comenzó a contarme su historia. En pocas palabras, la mujer sufría de una tremenda depresión. Por seis meses no se pudo levantar de su cama, por lo que en ese tiempo no pudo lavar o cepillar su pelo. Lo único que podía hacer era agarrarlo en un chongo que, tras todo ese tiempo, se convirtió en unos enormes rizos rastafaris (o dreadlocks). El chongo estaba tan enmarañado y apelmazado que se sentía como una piedra detrás de su cabeza. En ese momento fue que le dije que regresara todos los productos al estante. Hicimos una cita para el día siguiente, pero ella no llegó. A las dos semanas llamó por teléfono y volvimos a hacer otra cita, a la cual tampoco llegó. En ese momento pensé que nunca iba a venir y, en cierto modo, me rompió el corazón. En verdad quería ayudarle. Pero hoy, tras muuuuchos días, entró al salón y preguntó si le podíamos arreglar el pelo pues por fin había podido levantarse de la cama de nuevo. Claro, le dije. No me preocupaba lo tarde que tuviera que quedarme, quería asegurarme de que la atendiéramos bien. Ella quería que su pelo quedara lo más largo que se pudiera. Las más de las veces en estos casos es mejor cortarlo todo. Pero yo quería hacer lo que ella pidió. Quería que supiera que iba a hacer todo lo posible para que se sintiera bien de nuevo. Le expliqué las tarifas y me dijo: "No me importa el precio, lo único que quiero es volver a parecerme a mí". Me pasé 8 horas y media con esta chica; 4 horas y media peinando, 3 horas aplicando color, y media hora cortando. Todo ese tiempo me decía a mi misma que aguantara... al final valdrá la pena.

Cuando terminé el servicio, pude ver esa chispa en sus ojos y ver las chapas en sus mejillas por la emoción... no sólo de poder pasar sus dedos entre su pelo de nuevo, sino de sentirse a sí misma nuevamente. Así que hoy le cambié la vida a alguien... y nunca lo olvidaré. Y si ella alguna vez lee esto, quiero que sepa que es una gran, maravillosa, amable y fuerte persona. Y no sólo eso... también es hermosa. Ella merece sólo ser feliz... y yo me siento tan agradecida por haber ayudado a que diera este primer paso.

En conclusión: AMO MI MALDITO TRABAJO.)

Esa mujer "por seis meses no se pudo levantar de su cama, por lo que en ese tiempo no pudo lavar o cepillar su pelo", escribió Langman.

Ir a una simple y fácil cita es a menudo una de las mayores victorias.

Suelen dormitar más que los demás.

La depresión a menudo nos lleva a una fatiga creciente o a patrones irregulares de sueño. Esto quiere decir que los que sufren del trastorno duermen más de lo normal o probablemente tengan insomnio.

Esto, en teoría, no debería sonar tan mal: las siestas son excelentes, ¿o no? Pero como el escritor Cory Steig dijo en una publicación en Refinery29, las siestas cuando estás lidiando con la depresión, te dejan más exhausto que nada:

"Sabes que probablemente no vas a despertar todo lo fresco y enérgico para abordar una tarea que debes realizar en lugar de tomar esa siesta".

Suelen dejar sin terminar las listas de cosas por hacer.

Un trastorno de salud mental puede tener un severo impacto en el rendimiento laboral de una persona. Los síntomas como la falta de motivación o energía pueden llevar a un individuo con ese problema a no cumplir con su deber.

La enfermedad también puede provocar que la gente se ausente por completo de la oficina. Los empleados con ese trastorno se pierden por lo menos cuatro días cada tres meses debido a sus efectos, de acuerdo con datos de los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades de EU. La enfermedad mental grave le cuesta a ese país más de 190 mil millones de dólares en pérdidas anuales.

La gente con depresión evita las actividades divertidas.

La depresión puede provocar que a la gente que la padece ya no le gusten las actividades que antes le daban placer. Eso incluye ir a fiestas, participar en deportes, o hasta en tener relaciones sexuales.

"La depresión hace que tu vida sea muy dramática", dijo en una ocasión a HuffPost John Greden, director ejecutivo del Centro Comprehensivo para la Depresión de la Universidad de Michigan.

La depresión los hace ver el vaso semilleno.

Esta enfermedad a menudo lleva a los pacientes a verlo todo desde una perspectiva negativa.

"La depresión es una visión negativa de uno mismo, del mundo y del futuro", dijo Greden. "Todo se ve con unos lentes oscuros... Es muy común cuando la gente está deprimida pensar que nadie los entiende... y esa es una situación muy difícil que enfrentar".

La gente con depresión tienen cerebros más susceptibles al estrés.

Si bien algunos casos de depresión pueden ser muy agudos y circunstanciales (como perder el empleo o tener un trauma), otros pueden ser de una naturaleza biológica. Algunos estudios sugieren que la depresión puede tener influencias de factores ambientales y genéticos. En un estudio de 2014 se descubrió que la depresión podría provocar que un cerebro sea más susceptible al estrés psicológico.

Es decir, la enfermedad no es sólo algo que un paciente "inventó" o que puede "superar" pronto. Se trata de un problema psicológico que requiere de cuidados.

La depresión lleva a las personas que la padecen a rechazar a los demás.

Un efecto colateral muy común de la depresión es el cambio que provoca en las relaciones. La gente que vive con ese trastorno podría alejarse de sus amigos y familiares, en tanto que los síntomas en su humor podrían llevarlos a ser irritables o que se enojen por todo.

En este sentido, un simple acto de dar ánimo es del mayor significado. Avarie Downs, que participó en un sondeo previo de Facebook, dice que padece de una depresión de alto funcionamiento y señala que un simple acto de afecto puede hacer la diferencia:

"Cómo deseo que él supiera lo terriblemente triste que uno se siente durante un estado depresivo... algunas veces hubiera bastado con que fuera amable y me abrazara, en lugar de simplemente alejarse e ignorarme debido a que esto es difícil de entender. El apoyo vale más que las palabras".

Los expertos también recomiendan hacer saber a la gente con depresión que no están solos. Ofrecerles que uno los escuchará si cuentan sus experiencias o simplemente acompañarlos a sus terapias también puede ayudar.

La gente con depresión podría necesitar ir al doctor más seguido.

La depresión no sólo necesita ser atendida por un experto, sino que también puede poner en riesgo de otras enfermedades a los pacientes. Por ello es fundamental que vean a sus médicos de cabecera o expertos en higiene mental mçás seguido a fin de un mejor tratamiento de su enfermedad.

"La depresión es un problema muy común", dijo a HuffPost Ken Duckworth, director de la Alianza Nacional contra las Enfermedades Mentales de EU. "No debe dar pena buscar ayuda. Si a la gente no le da pena atenderse un brazo roto... La depresión es muy parecida: es tratable y uno debe atenderla".

A fin de cuentas, la depresión, como cualquier otra enfermedad, altera la vida diaria de las personas. Y mientras más gente considere esto, habrá menos estigmas y mayor entendimiento de lo que significa vivir con alguien con ese padecimiento.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo