• Jueves 18 Octubre 2018
  • 4:39:38
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 9°C - 48°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 4:39:38
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 9°C - 48°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

¿Apoya CTM a los candidatos del PAN?

| Jueves 19 Mayo 2016 | 01:22 hrs

|

Zapata, maestro de las tres pistas

Bienvenida recta final de la campaña

El adiós de un luchador político


Unidades de la ruta troncal salieron, otra vez, a las colonias populares de la ciudad, intentando suavizar el problema del transporte que dejaron 200 portolas ambulantes descompuestas. Es una escena cada vez más frecuente, curiosamente en simultánea y progresiva escalada con relación al día de las votaciones.

Desde luego que los camiones se descomponen, es un milagro que algunas sigan rodando, son de modelos setentas u ochentas, sin mantenimiento es imposible que mantengan el paso. La realidad es que también los descomponen, los choferes contribuyen pisan fuerte con el propósito de reventarlas.

Cientos de miles de usuarios resultan perjudicados todos los días por el caótico desastre, algunos permanecen en la parada durante una o dos horas, otros caminan como único remedio, unos más se cuelgan del vecino que tiene auto. De algún modo la gente resuelve su problema, pues la vida sigue mientras las chatarras desaparecen de las rutas.

El día menos pensado la pandilla cumple su amenaza de paro general, lo han dicho tantas veces que al menor descuido lo llevarán a cabo. Los cabecillas del boicot son conscientes de la inmunidad que les da el momento electoral, aprovechan la situación y estiran la liga sin preocuparse de romperla.

Mayúscula contradicción, el güero Lozoya, líder de la pandilla promotora del boicot y principal protegido de Jorge Doroteo Zapata, hace hasta lo imposible para profundizar la crisis del transporte, lo que va en detrimento de los candidatos del PRI; mientras el líder nacional de la CTM y el propio Zapata organizan eventos a los mismos candidatos, prometiendo carretadas de votos, que nunca llegarán.

En una campaña tradicional, la sola insinuación de que la CTM juega en favor de los candidatos del PAN, sería calificada de anatema, una osadía de mentes perversas. Se supone que son los más priistas entre los priistas, sería una ofensa suponer que apoyan al PAN.

Frente al desarticulado transporte, tema central de la campaña en el municipio de Chihuahua, ¿Alguien imparcial podría dudar que Lozoya hace campaña en favor de los candidatos del PAN y Zapata lo protege y tolera?

Con otra, mientras que Zapata mece la cuna con su pata de palo, con su mano peluda impone candidatos a diputados, regidores, alcaldes, y con la derecha recibe las comisiones del transporte maquilero, ese sí, un negocio que marcha sobre ruedas nuevas. El hombre juega en las tres pistas con maestría de parlamentario adulador y rollero en los partidos comunistas. Tiene gracia, no cualquiera.

Jornada de noticias en la campaña por la Presidencia Municipal: en una pista las áreas jurídicas del PAN presentan una demanda por alteración de documentos oficiales en el Congreso del Estado, por la contratación de 25 mil millones de pesos en deuda de gobierno; en la otra el tomatito Terrazas viste uniforme de policía y escenifica una persecución para detener a repartidores de volantes contra Maru Campos.

No pasa nada, dijo el tarahumara, si llega la cascabel tengo listo el antídoto, pero de la sombra no me muevo. Son expresiones de rutina en toda elección, de hecho se habían tardado en la presente, faltan menos de tres semanas para el día de las votaciones y las campañas transcurren planas, desprovistas de “carnita” para el respetable.

Improbable que los diputados hayan alterado documentos oficiales sobre los cuales el gobierno Estatal soporta una deuda de 25 mil millones de pesos. Si fuese cierto, imagine el tamaño de la crisis, excedería todo lo visto en materia de escándalos legislativos. Javier Corral, García Chávez y cuanto actor indispuesto contra Duarte hace tiempo se hubiesen montado sobre las alteraciones.

De cualquier forma y en razón de que los panistas decidieron llevar el tema hasta la Fiscalía General, el Congreso a cargo de Rodrigo de la Rosa y el mismo Gobierno del Estado, necesitan atajar las versiones de inmediato, es campaña y todo se vale, pero si esa posición adquiere veracidad pública, les sería complicado detenerla.

En cuanto al interés político-electoral, es claro que Lucía Chavira puso a la candidata del PAN, María Eugenia Campos, en los linderos de un terreno que le incomoda. Maru basa parte sustantiva de su campaña en decir que se opuso a la deuda estatal, Lucía cuestionó su credibilidad durante el pasado debate, mostrando documentos oficiales del Congreso donde, a su juicio, demuestra que miente.

En lo que ya fue un larguísimo posdebate, ambos equipos de campaña se trabaron explicando su verdad. La candidata del PAN pretendió zanjar el tema en la rueda de prensa del lunes, no obstante la gente de Lucía reviró y reviró hasta obligarlos a una acción que presumiblemente querían evitar; la demanda de ayer.

Difícil que ahí termine, al engancharse en la dinámica de si aprobó o no la deuda, Maru se puso donde la quería ver Lucía. Cambiar de tema, a otra cosa mariposa, hubiese sido lo más inteligente para la panista, es lo que aconsejaría cualquier estratega. Con la demanda de por medio no puede, en lugar de sustraerse involucró a dos poderes del Estado, quienes entrarán en la disputa. Tienen obligación de defenderse.

El episodio de los perseguidos por el tomatito es sólo una de muchas acciones definidas como Guerra Sucia. Es una práctica común de los partidos en campaña, durante años fue prerrogativa del PAN, desde que el escenario electoral se emparejó, todos los partidos las usan por igual. Nada que irrite la rugosa piel de un priista, terminará en acusaciones, deslindes, lo que llaman en el mercado puros dimes y diretes.

Faltan más noticias en el mismo sentido y sobre todo las que habrán de llegar durante la jornada de votación. Bienvenidos a la recta final de la campaña, la parte donde influye más el temple que la razón.

Murió Luis Héctor Álvarez, uno de los mayores íconos del PAN, campeón durante las elecciones del 83, cuando ganó la Presidencia Municipal de Chihuahua y del verano caliente que preparó el gobierno para Barrio. Actor indiscutible y de primer nivel del crecimiento de su partido en los tempranos noventas. Sin don Luis no se entiende el PAN de hoy: es uno de los últimos luchadores sociales auténticos del partido. Descanse en paz.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo