• Sábado 20 Octubre 2018
  • 18:47:39
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 15°C - 59°F
  1. Sábado 20 Octubre 2018
  2. 18:47:39
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 15°C - 59°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

¿Quién será el Artemio del 2016?

| Miércoles 08 Junio 2016 | 00:01 hrs

|

Aritmética de los boquetes, espejitos

Un Congreso a modo de las minorías

Beltrán del Río, a cerrar el año de Hidalgo

 A
poyado en la máxima de que tiene más el rico cuando empobrece, que el pobre cuando enriquece, Artemio Iglesias recogió los despojos de un PRI moribundo en 1992, tras de que Fernando Baeza optó por un cómodo exilio en Costa Rica y dejó el partido a la deriva.

Puesto al frente del priismo local, sus compañeros de partido empezaron a llamarlo “el gobernador de los priistas”. Acostumbrados a la institucionalidad, necesitaban de alguien que les bajara línea. Artemio lo hizo presuroso.

César Duarte no es Fernando Baeza, ni estamos en 1992; pero sin gobernador, hoy como ayer los priistas necesitarán un guía, alguien que administre el cencerro evitando conductas dispersas, cual girasoles en día nublado. ¿Quién es el valiente que levanta la mano?

Candidatos sobran: ponga a Reyes Baeza, Graciela Ortiz, Lilia Merodio, Marco Adán Quezada, Jorge Esteban Sandoval, Víctor Valencia, Alejandro Domínguez, Óscar Villalobos, por citar sólo algunos.

Patricio Martínez y Alejandro Cano quedarían excluidos por dos motivos: primero por que sólo saben ser priistas cuando están de candidatos; y segundo porque carecen de un grupo que haga política de partido, fuera de nómina su activismo se reduce a las mesas de café. Teto también queda fuera, él por 86 mil razones que le dejó Cabada como regalito en las urnas el pasado domingo.

Por cierto, en Juárez se preguntan dónde quedó el dos veces aguerrido alcalde, dicen que espera los últimos números del PREP para salir y reconocer la derrota. Mejor que pida prestados los pantalones de Lucía, ella salió la misma noche y no le ganaron tres a uno.

Faltarán otros y los que se apunten, muchos levantarán la mano pretendiendo convertirse en pastores fácticos o formales del priismo local. No obstante, como los tarahumaras en Semana Santa, el que tenga más saliva tragará más pinole, el asunto no es cosa de querer, sino de poder, otra de las muchas que dejó el Filosofo de Rubio.

Si la política fuera sumas o restas, simples operaciones aritméticas, Enrique Serrano sería hoy gobernador electo. Sus estrategas le prometieron –él compró con ingenuidad la idea- que en Juárez sacarían un colchón suficiente de votos para cubrir los boquetes de Chihuahua, Cuauhtémoc y otros municipios, especialmente en la capital, a la que siempre dieron por perdida.

Tan sólo en la ciudad de Chihuahua Javier Corral hizo a Serrano un boquete de 90 mil votos y Chacho Barraza lo mandó hasta el tercer lugar, superándolo por más de 2,500 votos ¿Cómo pensaban cubrir ese hueco con Juárez? Lo anterior sin contar que en Delicias y Cuauhtémoc hay otra resta de 15 mil.

Eso sucede cuando los burócratas de la ingeniería electoral venden espejitos, estableciendo a contentillo resultados prematuros sin tener en cuenta el humor social. ¿Estás de acuerdo, Odorico? ¿Harías observaciones, Memo?

La elección del domingo dejó un Congreso local puesto para la dictadura de las minorías. Falta ver la manera en que el Tribunal asigne las diputaciones plurinominales, once en total; pero de entrada todo pinta para que el PAN se quede con 16 distritos, uno menos que los necesarios para hacer mayoría simple, es decir el 50 por ciento más uno. Con ese número de diputados perderían la primera ronda de asignaciones, quedando sin pluris, como el PRI en elecciones anteriores.

El PRI obtuvo seis diputados, en realidad cinco, uno es de Nueva Alianza, René Frías, de Guerrero y líder de la sección 42. Tan pocos distritos ganados le darían al menos tres rondas de asignación, donde alcanzarían el uno y dos de la lista, más el mejor perdedor por tierra. Morena, PRD y Movimiento Ciudadano se quedarían con uno y los otros cinco distribuidos en las alianzas del PRI, que son PT, Verde y Nueva Alianza.

Sin embargo, las leyes electorales en nuestro país suelen ser retorcidas en cualquier dirección, las interpretan en razón de criterios políticos, no legales. En este caso, el grupo en el Poder –aunque va de salida- tendría interés en que Víctor Valencia no llegue, por ningún motivo.

Desde que el CEN recomendó a Valencia para ser incluido en la lista de los pluris, presuntamente en el número uno, hubo desacuerdo entre Serrano y Duarte. El candidato ofreció respetar el espacio al CEN, pero el gobernador puso de primero a Xochilth Reyes Castro.

Al verse desplazado, Víctor pidió al CEN presentar una queja ante el Tribunal, impugnación que habría resuelto semanas atrás la sala de Guadalajara en favor de Valencia.

Si Víctor quedó en el número uno no hay forma, ni retorciendo mil veces la ley, de que lo dejen fuera, si está en el dos tiene mucha oportunidad, depende de que apliquen las leyes correctamente. Pero como está quemado de leche, hasta el jocoque le sopla, de modo que contrató a Maclovio Herrera para defender su espacio.

Quienes han visto al juarense aseguran que está pintado de apache; dicen que juró sobre la tumba de Calles que no se la quitan ni en esta vida ni en la otra. Interesante, Víctor es echado para adelante.

Como sea, la conclusión es que por sí mismo el PAN no tendrá mayoría que le permita gobernar la Cámara, pues necesitará al menos un diputado de partido nano. Se abren las ofertas, pero no se apresuren, hay para todos.

Los que antes estaban con el PRI, irán de rodillas a postrarse ante el PAN, nadar por sí mismos no saben, necesitan un tiburón para hacerla de rémoras. Saldrán baratos, postores sobran.

De traidor al ridículo electoral y del ridículo a la desesperación. Así termina su incursión en política Jaime Beltrán del Río. Traidor al PAN, donde pretendió ser candidato a gobernador; ridículo social, al tener una votación marginal en la pasada elección, no pintó; y desesperado porque pretende regresar a la alcaldía. Además regresa con barredora en mano: corrió a un director y a diez empleados de confianza, por eso las manifestaciones fuera de la presidencia municipal, pensaba que regresar era cosa de mero trámite, ya vio que no.

A propósito, ya pensó en todos los panistas arrepentidos, los que sucumbieron al canto de la sirenas. Son varios, apunte entre ellos a Lalo Esperón, hoy se darán de topes en la pared, lamentando su renuncia al PAN.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo