• Miércoles 24 Octubre 2018
  • 0:17:31
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 16°C - 62°F
  1. Miércoles 24 Octubre 2018
  2. 0:17:31
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 16°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Informes en la trastienda, contrasentido

| Lunes 05 Septiembre 2016 | 00:23 hrs

|

Rodríguez, ¿el Jaime Galván de Corral?

Álvarez Monje, el comodín de los felices

Yáñez, los problemas se le resbalan

 D
el llamado día del presidente, cuando los sectores de la sociedad se rendían en loas al Jefe del Ejecutivo en turno, o los actos considerados faraónicos en los estados, con pódium giratorio y mil invitados especiales, los informes pasaron a la trastienda, casi se podría decir que en lo oscurito. Un contrasentido, pues se supone que son para ponderar las acciones de su gobierno.

En el peor momento de su popularidad Peña Nieto “cambia de formato” para entregar un informe público frente a un puñado de jóvenes, algunos de los cuales son empleados del Gobierno Federal y todos observantes de una conducta políticamente correcta. Da pena ajena ver al presidente comportándose como animador de un espectáculo televisivo de bajo rating.

Pero hacia allá lo llevó el complicado momento que atraviesa, apenas superando el veinte por ciento de aceptación, agravando su precaria popularidad un día antes, tras el desacierto de verse ninguneado por Donald Trump y los posteriores y desesperados esfuerzos por hacer un eficiente control de daños, donde Peña salió personalmente a cerrar las críticas.

Al cuarto año de gobierno ningún otro presidente en la historia del país ha mostrado mayor debilidad. Vea usted: le renuncia el presidente del partido en medio de fuertes reclamos, pide disculpas públicas por sus errores, entrega la casa de su esposa, se defiende sólo por los desaciertos con Trump y los tiburones del gabinete jugando a la suya, sin importarles en absoluto los apuros de su jefe.

En su sexto año de gobierno, un presidente tan malo e impopular como López Portillo nacionalizó la banca; hoy Peña no tiene más opción que esconderse en un auditorio a modo, transmitiendo su informe en respuestas ensayadas, en tiempos de TV pagados. Y para cerrar, llama a la candidata demócrata Hillary Trump. Trágame tierra, camina al vacío.

En Chihuahua César Duarte también acusa ese debilitamiento de poder. En su caso es normal, va de salida y además perdido en las elecciones. De los informes que congregaban a quince o dieciocho gobernadores, sin límite económico para la construcción de escenarios, el viernes Duarte entregó al Congreso un documento sin mensaje político. Lo pudo mandar con un propio y da el mismo resultado.

Lo de Peña es patético, pues se supone que debería estar en su momento de mayor fortaleza, el cuarto año; sin embargo con dificultades puede transitarlo. Con Duarte es la normalidad, más el agravante de que su séptimo año, el más difícil de los gobernadores, empezó el cinco de junio en la noche y no se sabe por cuánto tiempo se prolongará.

Muy comentada la Vendimia en la Hacienda de Encinillas, donde el sábado acudieron los dueños del pueblo, convocados por el bonachón de Tonicho Ferreiro, a invitación de Don Eloy Vallina.

Citar nombres no viene al caso, son los mismos de siempre, el exclusivo club no cambia, incluya apellidos como Mesta, los ricos y los pobres, Muñoz, Mares, desde luego Vallina, Terrazas, Corral –los ricos y los políticos- Martínez, Fuentes, Zaragoza y los colados que nunca faltan, por lo regular también los mismos.

Pero lo que si vale la pena destacar es que no compareció al convite ningún personaje de la presente administración, hasta hace poco concurrentes asiduos a todo evento de postín. El sábado prefirieron guardarse en casa, no están del mejor ánimo, obvio, la tejita de poder desaparece entre sus manos.

En cambio Javier Corral fue uno de los más saludados, se movía pleno y a sus anchas en los diversos círculos de la Feria, como si todavía estuviese en campaña, dueño de la tarde, se sabe y se siente el hombre más importante del estado durante los próximos cinco años.

Quienes lo han visto en las últimas semanas dicen que se muestra más jovial y buena onda que de costumbre, placeándose en restaurantes visitados por los clase medieros. La victoria modifica hasta el seño, no hay duda, es el mejor alimento espiritual de los políticos.

Javier no se despegó de Ismael Rodríguez, el dueño de mueblerías El Pasito, de quien dicen es su cuaderno de doble raya, amigo y patrocinador que hasta su avión pone incondicionalmente a sus órdenes.

También en eso los tiempos traen tiempos. ¿Será Ismael Rodríguez el Jaime Galván de Corral? Quién lo duda, los espacios vacíos se ocupan al instante y aseguran que Rodríguez ya hace negocios en gobierno, en adelante únicamente los acrecentaría. Galván y Almeida deben estar muertos por los celos, sin embargo en ésta tuvieron la suya y la aprovecharon.

Puestas las coordenadas de GPS sobre el gobernador electo, un comentario marginal a propósito de las pasadas declaraciones de Gustavo Madero, descartándose para la Secretaría General de Gobierno.

El primer nombre que mencionaron para ese cargo fue el de César Jáuregui, el bueno. Siempre será una posibilidad, lo habían citado fuentes próximas a Corral antes de que Madero se auto-marginara.

No es, sin embargo, el único. También hablan de Fernando Álvarez Monge, el proyecto más consistente de la Familia Feliz para los próximos años. Hoy lo enfilan hacia la presidencia del PAN, pero los grupos no se han puesto de acuerdo pues la “Alianza de la Triple M” (Maru, Malo y Mario) teme verse ninguneada por la aplanadora corralista. Para ellos es mucho lo que se juegan, por eso sus representantes más radicales no quieren soltar el partido, así se trate de un personaje sin gatos en la panza, como la propuesta de Corral.

Si la elección del partido se complica, no sería extraño que Álvarez Monje ocupe el segundo cargo en importancia de la administración y trasladen al “cachetón” Jáuregui a la Fiscalía, para dar seguimiento personal a la demanda contra Duarte. Como sea, tome los comentarios como ejercicios especulativos.

Es increíble que hayan pasado dos semanas y en la Secretaría de Educación no resuelvan el problema de la falta de maestros. El caso más sonado son los cuatro que faltan en la primaria Enrique Rebsamen, pero hay otras escuelas menos visibles donde tampoco hay maestros suficientes.

A Ricardo Yáñez resolver el problema nada le cuesta: que se ponga de acuerdo con los líderes sindicales para que manden al grupo maestros que de ordinario parasitan en las oficinas sindicales, de los llamados “tránsfugas del gis”; ya que sobran, pónganlos a trabajar.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo