• Lunes 22 Octubre 2018
  • 22:21:12
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 16°C - 61°F
  1. Lunes 22 Octubre 2018
  2. 22:21:12
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 16°C - 61°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El Chihuahua anhelado de Corral

| Miércoles 05 Octubre 2016 | 00:16 hrs

|

Inquietante mensaje a sectores

Estruendosa presencia de Duarte

Belmonte alimenta la guerra sucia

El vacío del PRI ordenado en México

 S
i por obligación hubiera que dividir el mensaje de Javier Corral por áreas, quedaría fácilmente agrupado en cinco: Democracia y pluralismo; combate a la corrupción y eficiente administración; prioridad a los más pobres; ideas tranquilizadoras a los sectores; anhelos, deseos y buenos propósitos.

Estructurado y consistente, el gobernador puso énfasis en su convicción democrática, la formación ideológica de un panista abierto a diversos pensamientos políticos, en especial a los “demócratas del país”.

En esa convicción, asegura, radican su respeto a los poderes, la propuesta de legislar para eliminar el fuero y otras superficialidades de buen gobierno que sólo encuentran sentido en los hechos. La democracia no se platica, se practica.

Sin embargo se le agradecería que no atropellase a los otros poderes, todos los gobernadores ningunean al Poder Judicial y toman al Congreso como la Secretaría Legislativa del Ejecutivo.

Se conducen como absolutos, pero Duarte llevó esa practica hasta la ignominia. Si Corral piensa respetarlos, perfecto; falta que magistrados y diputados se dejen, suelen estar más cómodos a la orden del tlatoani en turno que por cuenta propia. Está demostrado, no saben actuar en la independencia.

En cuanto al combate a la corrupción no tiene para dónde hacerse, durante toda la campaña y en la interface de la transición fue su discurso más consistente. Ignorarlo en la toma de protesta le restaría credibilidad.

Falta que cumpla y no es fácil, por ejemplo tendría que eliminar a los tránsitos extorsionadores de cuota fija, la endémica corrupción en las policías, los moches en licitaciones y servicios, los negocios por el tráfico de influencias. Contra los intereses de esas mafias, incluida la de cuello blanco, se necesita más que buena voluntad.

Está clara su convicción preferencial por los pobres, quiere ayudarles a salir de la miseria. Ojalá, es un discurso recurrente en gobiernos de todos los signos políticos y a la postre terminan naufragando en los entramados burocráticos de la ineficiencia y la corrupción. Éxito, nadie más que los desfavorecidos históricos necesitan de su ayuda.

Al sector privado lo quiso tranquilizar al decir que combatiendo la inseguridad florecen economía y negocios. Los invitó además a participar en las licitaciones, sin que se les ocurra ofrecer moche. Desde ayer el pecado capital de gobierno se llama soborno.

Pero con la autorréplica de que deben pagar más a los trabajadores y los desarrolladores inmobiliarios construir casas grandes, los mandó destemplados. Fue un mensaje inquietante, en lugar de tranquilizador.

Cerró con sus anhelos y esperanzas para Chihuahua, propósitos aplicables en una sociedad utópica. Pidió a médicos y abogados que ofrezcan servicio gratuito dos o cuatro horas por semana; aumentar los salarios, erradicar la extrema pobreza; que nadie robe ni un penique, que los partidos políticos dejen de pisarse las mangueras, vean por Chihuahua y olviden las conductas de mapaches; que la gente salga en bola a limpiar parques y jardines, que los niños se levanten temprano y tomen su desayuno, los presos no digan malas palabras, los políticos no mientan, los empresarios sean generosos con los pobres, los vagabundos tengan techo y comida caliente en invierno, los burócratas lleguen temprano y trabajen las seis horas…

Es el utópico deseo de quien va llegando a una gran fiesta y siente que se le hace chico el mar para hacer un buche de agua. Del idealista feliz por alcanzar tan elevada responsabilidad, de modo que una vez en ella se ve y se siente en el centro del universo.

Por eso quieren que sus discípulos vayan por todos los rumbos y rincones del mundo a predicar que un nuevo hombre gobierna Chihuahua y desde ahora el sol sale para todos, hay un nuevo amanecer. La realidad y el tiempo pondrán las cosas en su lugar, pero si Javier cumple con el diez por ciento de las promesas formuladas ayer, Chihuahua habrá dado un avance enorme. Por el bien de todos que así sea.

César Duarte dijo que no iba a la toma de protesta porque no recibió invitación –seguro Corral desconocía su dirección, por eso no se la envió- y como gente educada no acude a donde no lo invitan. Serrano tampoco lo invitó a la Campaña, pero en esa estuvo mañana tarde y noche, Peña no lo invitó a decenas de eventos, pero a todos se invitó solo.

No asistió porque sabía del abucheo que le tenían reservado y estaba en lo cierto, el aplauso más espontáneo, generalizado y prolongado que recibió Javier Corral durante su discurso, fue cuando repitió que llevaría a César Duarte ante la justicia. De modo que Duarte estuvo estruendosamente presente.

En campaña prometió cárcel y así lo ratificó durante la fiesta del famoso “Caramelo”, pero en la presentación del gabinete y ayer, matizó cambiando proceso por cárcel. No fue el único matiz. También prometió que vendería la flota aérea, incluidos aviones y helicópteros, pues viajaría en líneas comerciales, pero ayer acotó la oferta únicamente a helicópteros.

Pronto se percató que, cuando se es gobernador, viajar de rait en aviones de empresarios resulta mal ejemplo para una conducta de austera medianía juarista. Esa ni López Obrador pudo sostenerla.

Sergio Belmonte, conocido en el submundo de la guerra sucia y la intriga perversa con el alias de “negro”, filtró información en el sentido de que Antonio Pinedo había renunciado a la Coordinación de Comunicación Social, en protesta por el nombramiento de Javier Benevides al frente de la Policía Estatal.

Durante toda la campaña Belmonte se mantuvo en las alcantarillas de la comunicación disparando contra Corral y sus hermanos; ahora que ganó el PAN es uno de los que no se resigna a perder el poder. ¿Será que extraña las comisiones y prebendas ilegales del cargo?

Claro el vacío del PRI en la ceremonia donde Corral protestó el cargo. No acudieron ninguno de los tres ex gobernadores con vida –sin contar a Duarte, pues no lo invitaron- tampoco el presidente del partido y además faltaron varios diputados federales de ese partido.

Es probable que el vacío haya sido ordenado desde el Comité Ejecutivo Nacional, pues la guerra de los partidos rumbo al 2018 se ha recrudecido. Sabían que Javier iría duro contra el mismo Peña Nieto, a quien cargó la mano sin mencionarlo; hacerle marco para que los golpease era lo que menos deseaban. Este punto y el besamanos, hoy conocido como “Ceremonia de Puertas Abiertas” queda pendiente para mañana.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo