• Jueves 18 Octubre 2018
  • 17:44:28
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 66°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 17:44:28
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

* Durmiendo con el difunto insepulto

| Lunes 19 Diciembre 2016 | 00:22 hrs

|

* Reyes en lo suyo; quiere la senaduría

* Patricio encontró su motivo legislativo

* Rodrigo de la Rosa y ''el otro'' bono

* De cuánto es el déficit ¿7 mil o 3,500?

E
l mal de Peña es contagioso y de alto espectro: sus esporas se extendieron hasta el priismo de Chihuahua. “No entienden que no entienden”, e intentan reconstruirse luego de la zarandeada electoral de junio pasado, negados a reconocer en público las causas de la derrota.

Ninguno de los que ocupan altos cargos o puestos de dirigencia ha expresado en público –en privado todos lo hacen- que perdieron por la desbordada corrupción de César Duarte y una pandilla que parasitó al Estado durante seis años, asociado a la incompetencia política de un candidato que se recargó en el descrédito del exgobernador, en lugar de mostrar independencia y personalidad propia.

Son como los miembros de una familia en película de suspenso y terror; desean ver su casa limpia y desprovista de malos olores, mientras conviven con el cuerpo insepulto y en descomposición de quien en vida causó el tiradero. Se engañan a sí mismos.

Para recuperar un poco de credibilidad necesitan hacer una condena franca e inequívoca de las causas que motivaron su derrota, llamar a los responsables por su nombre y apellido. Es increíble que en México están por expulsar a Duarte del CEN y en Chihuahua su fantasma siga presidiendo las reuniones políticas.

Con esa actitud de autonegación dejan en Javier Corral y los panistas el monopolio de la condena contra la corrupción. Serán él y su partido los que se lleven la gloria de someterlo a proceso y si logran llevarlo a prisión, olvídense de que la presente generación de priistas vuelva a ganar una elección local.

El agravio social que dejaron Duarte y su pandilla es enorme ¿En serio no se han percatado o la complicidad es tal que prefieren la simulación?

El único concentrado en lo suyo es Reyes Baeza, de manera natural –es el priista de Chihuahua más encumbrado- ocupó el espacio vacío dejado por César Duarte, sabe que no tiene oposición para ser candidato a senador, así que buscan armonizar a los grupos para lograr una transición de partido sin perder en el intento cuadros valiosos.

La tarea es complicada: los priistas están en retirada, al momento de la definición el corredero de gente sería grande, el ambiente está muy crispado y sin expectativas de triunfo sería difícil contenerlos a todos. Buscarán alternativas donde vean opciones claras.

Reyes lo sabe, por eso detuvieron los nombramientos de delegados, pues quieren tener espacios qué ofrecer a los desplazados de la decisión, además exploran la posibilidad de un delegado en oficio de presidente, como ha sucedido en otros estados.

La idea es inteligente dada la coyuntura, pero ni siquiera una medida así de radical ofrece garantías plenas. Cuando Jorge Esteban hizo ese trabajo en Michoacán e intentó aquietar a los grupos les dijo que no buscaba ningún cargo o candidatura, que sólo estaba de pasada al servicio de los priistas michoacanos.

La respuesta de lagartón lo tomó por sorpresa: “Claro que no buscas ningún cargo, por qué lo harías si ya tienes en la bolsa el único que vale la pena”, o sea la presidencia del partido.

Hoy Michoacán está en manos del perredista Silvano Aureoles, un galancete de la política con fama de corrupto y degenerado. Complicada la tarea de Reyes, su problema no es quedar en el número uno de la fórmula al Senado, sino evitar que el PRI se desfonde hasta el tercer lugar, superado por Morena, y lo deje sin escaño.

Como muestra de la descomposición interna en ese partido, un ejemplo que da risa. Laura Domínguez, César Pacheco, Daniel Murguía y otros diputados locales acosan a Rodrigo de la Rosa, su antiguo coordinador parlamentario, para que les entregue un bono de 75 mil pesos. A estas alturas, casi tres meses después de concluido el cargo, reclaman su bono navideño.

Lo acusan de embolsarse la partida secreta, justamente 75 mil pesos mensuales por diputado, que reciben los coordinadores parlamentarios, de lo cual no dan cuenta absolutamente a nadie.

Están dispuestos a presentar una demanda ante la Fiscalía del Estado, a sabiendas de que no prosperaría, pero saben que la quemada sería de regular hacia arriba. De hecho tienen amenazado a Rodrigo con presentarla, si no les entrega el bono esta misma semana.

Con esas andan hoy los señores exdiputados locales ¿A propósito, qué hicieron los diputados federales por Chihuahua con su bono de 150 mil pesos, a todas luces ilegal? Todos se lo embolsaron completito. Bonitas fiestas.

Patricio Martínez encontró su objetivo y fin legislativo: frenar el muro de Trump. Ambicioso el senador, pretende recuperar 84 mil hectáreas en dos polígonos de Sonora y Chihuahua, presuntamente en litigio desde tiempos inmemoriales.

Le ha redituado, su versión ha sido comprada por influyentes medios en la ciudad de México, de hecho le han dado más vuelo allá que en Chihuahua, lo cual tiene al senador henchido de orgullo. Hasta lo hace verse más joven y resuelto en las fotos.

Hay que felicitarlo, es el único que encontró un modo de enfrentar legalmente al presidente electo de los Estados Unidos. Nada más que no se la tome muy a pecho o le busque demasiado, en una de esas enfada al magnate y viene a poner el muro de este lado del río, robándose nuevamente el Chamizal. Qué le importan los tratados de paz y buena vecindad al poderoso imperio.

Un monero podría representar a un pequeño Patricio empujando el muro hacia territorio norteamericano, mientras del otro lado se aprecia la inmensa bota omnipotente de Trump. Pero da la lucha, eso vale.

Sería muy oportuno que Arturo Fuentes Vélez explique de cuánto es el déficit de las finanzas estatales; suele declarar que son siete mil millones de pesos, en los cuales están incluidos los casi mil 400 millones que adeudan a proveedores; pero en la Ley de Ingresos dice que es de 3 mil 500 millones. ¿Cuál cifra es la correcta, o se trata de conceptos diferentes? Una explicación con manzanitas vendría bien a los ciudadanos ¿Estaría de acuerdo, señor secretario?

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo