• Viernes 19 Octubre 2018
  • 2:10:51
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 14°C - 58°F
  1. Viernes 19 Octubre 2018
  2. 2:10:51
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 14°C - 58°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Parte a la eternidad el profesor José Angel Aguirre Romero

Isaías Orozco Gómez | Lunes 19 Diciembre 2016 | 00:13 hrs
Dr. Isaías Orozco Andrade, tus padres, tus hermanos y hermanas, y demás familiares y personas que te estiman, estamos optimistas y seguros de que la intervención quirúrgica que hoy te practicarán en tu columna vertebral, será todo un éxito. Como siempre hijo: ¡Adelante!

IOG    

Tiempo, espacio y movimiento son categorías universales que no tienen principio ni fin. Los seres vivos, como el anthropos, como el hombre y la mujer, traemos, inexorablemente, al ser concebidos, la ''fecha de caducidad''. De ahí la importancia que tiene el valorar nuestra vida y la de nuestra progenie y la del prójimo; así como cuidar con esmero y responsabilidad, hoy más que nunca, a la aún bella y promisoria  Madre Naturaleza en la que cotidianamente nos desenvolvemos.

Cuántas acciones quisiéramos realizar, cuántas cosas quisiéramos hacer conjuntamente con quienes a diario convivimos, para prolongar nuestras vidas hasta el infinito; pero la sabia naturaleza, el Creador o los creadores del universo, por el equilibrio mismo de la existencia espacio-temporal de la propia humanidad, determinaron nuestra pasajera finitud. Así, la semana próxima pasada cesó el movimiento vital del siempre bien estimado y reconocido MAESTRO Rural José Ángel Aguirre Romero, quien fuera originario de Colonia Nueva Delicias, Chihuahua.

Brevemente puede presentarse su currículum vite, o la “ruta de mi profesión” como él la llamó: Realizó sus estudios como profesor de Educación Básica  en la Escuela Normal Rural de Salaices, municipio de López, Chih., durante los años 1952-1957; cursó la especialidad de Matemáticas en la Escuela Normal Superior “José E. Medrano” de la ciudad de Chihuahua;  desempeño como docente: 1957-58 Escuela primaria Federal “Jesús García”, Los Cerritos, Namiquipa, Chih.; 1958-65 Escuela Primaria Federal “Miguel Hidalgo” y Secundaria Estatal por Cooperación de El Molino, Namiquipa, Chih.; 1965-66 Escuela Primaria Federal “Eloy S. Vallina”, Chihuahua, Chih.; 1971-79 Escuela Secundaria Federal No. 1 de Chihuahua, Chih. Actividades político-sindicales: 1966-68 Secretario de Conflictos de la Sección 8 del SNTE; 1968-71 Secretario General de la Sección 8 del SNTE; 1979-85 Secretario de Estadística y miembro del Consejo Consultivo del Comité Nacional del SNTE; 1985-1988 Diputado federal por el PST. Se jubiló a partir del 1º de septiembre de 1988.

En los años 50 y 60s del S. XX, la labor de los maestros al Servicio del Pueblo, de la Educación Pública agremiados en el SNTE, no fue nada fácil. No tanto por las carencias infraestructurales y de recursos didáctico-pedagógicos, sino por la insidiosa campaña de algunos grupos clerical-reaccionarios-sinarquistas. Pues, riesgosamente, parecía que los rescoldos de la “guerra cristera” se reavivaban. Tal fue el caso del profesor José Ángel Aguirre Romero y su colega Amador Caballero Legarreta, pues durante el ciclo escolar 1957-58, en que se desempeñaron como docentes “multigrado” en la comunidad de Los Cerritos, Namiquipa, fue difícil y duro el trabajo escolar por los embates de algunos miembros de la Unión Nacional Sinarquistas (UNS) y del PAN, asesorados por gente llegada de León, Gto.; y lamentablemente del sacerdote de la Iglesia Católica, ya que éstos consideraban a los maestros como los principales enemigos “comunistas” a vencer; por lo que había que echarlos de ahí o si era necesario “echárselos”.

Afortunadamente, a partir del ciclo escolar 1958-59, en que fueron cambiados a El Molino, Namiquipa, los colegas José Ángel y Amador, encontraron un ambiente menos tenso por el decidido apoyo que les ofreció la mayoría de los habitantes y demás profesores del lugar; por lo que decidieron continuar con el plan de fundar una escuela secundaria –por lo pronto– por cooperación, debido a que la mayoría de los adolescentes que terminaban su educación e instrucción primaria, difícilmente tenían acceso a esa opción educativa. Como era de esperarse, contaron con el valioso e incondicional apoyo del profesor Manuel Martínez Martínez –a la sazón director de la Escuela Primaria Federal del citado “barrio”–, y de la profesora Epifania Salazar Díaz; los tres varones egresados de la Escuela Normal Rural de Salaices y de la Escuela Normal Rural de “Ricardo Flores Magón”, la citada profesora.

Sin descartar los imponderables que nunca faltan, la siempre bien recordada Escuela Secundaria Estatal por Cooperación de El Molino inició sus labores en octubre de 1958, con una inscripción de 66 alumnos (hombres y mujeres) avecindados en los poblados de: El Molino, Santa Ana (actualmente Soto Máynez), Colonia El Pacífico, El Terrero, Casas Coloradas, El Pueblo (cabecera municipal) y Las Cruces, todos pertenecientes al municipio de Namiquipa. Siendo su turno de labores académico-docentes discontinuo: de 6 a 8 horas de la mañana y de 5 de la tarde a 9 de la noche; ya que era necesario atender también, los correspondientes grupos de la Escuela Primaria.

Desde luego, a José Ángel Aguirre Romero se le reconoció su don de liderazgo y su capacidad de gestor ante las autoridades educativas tanto federal como estatal, y ante las dirigencias del SNTE, dando muestras evidentes al igual que sus colegas, de la auténtica educación normalista que recibieron de sus maestros de las instituciones formadoras de docentes en las que se prepararon. De tal manera, desde que fundaron la todavía existente Escuela Secundaria –de unos años a la fecha federal–, crearon varios comités y comisiones auxiliares tales como: el Patronato de la Secundaria, conformado por personas de solvencia moral y económica de todo el municipio; la sociedad de padres de la Escuela Secundaria, la sociedad de padres de la Escuela Primaria de El Molino, la sociedad de alumnos de la Escuela Secundaria, dos clubes deportivos (varonil y femenil) integrados adolescentes y jóvenes de la comunidad. Tal fue su labor, que con el apoyo decidido de alumnos, padres de familia y de todos los comités enlistados, para junio de 1961 se logró que se graduara la Primera Generación. Además de continuar con la realización de diversas actividades económicas a fin de recabar los fondos suficientes para la construcción del propio edificio de la Escuela Secundaria.

Yo llegué a trabajar en esa meritoria y esforzada Escuela Secundaria Estatal por Cooperación, a partir del ciclo escolar 1961-62, formando parte de esa oleada de maestros estatales, que tuvo a bien asignar como Jefe del Departamento de Educación del Gobierno del Estado, el  ínclito maestro Amador Hernández Arredondo y el apreciable maestro José Avitia Domínguez, subjefe... Se me asignó la responsabilidad  de la subdirección y de las materias de historia y civismo ante el grupo. Tuve la fortuna de hacer equipo con los entregados y esforzados mentores: José Ángel Aguirre Romero, Manuel Martínez M., Elizabeth (Bety) Caballero Villanueva, Jaime Trejo Canché, Lupita Aguirre, el reconocido luchador social Melquiades Chávez Anguiano y su respetable esposa Lupita Mendoza Márquez, José Viesca, profesor de música.

No obstante los avances y progreso de la mencionada institución educativa, pues ya se tenían alumnos de otros municipios como Gómez Farías, Ignacio Zaragoza, Bachíniva y hasta de Moris, los ataques de la reacción, de la “fanaticada” no cesaron; las campañas de difamación en las misas no cesaron, domingo a domingo, en todos los templos católicos del municipio seguían difundiéndose, a grado tal, que en 1963 se llegó al colmo de organizar un complot para asesinar al profesor Melquiades Chávez Anguiano y al profesor Isaías Orozco  Gómez. Abortando tan cobarde plan, gracias a la oportuna denuncia de nuestro referente, y al cariño y respeto que en todo momento recibimos del alumnado y de sus padres.

Nos quedamos cortos con la semblanza de un Buen Maestro, al cual le admiramos además, su preocupación, ocupación y entrega a sus padres y a sus hermanos y hermanas, de los cuales se guardan muy gratos recuerdos.

En fin, el profesor José Ángel Aguirre Romero fue un practicante convencido de la tercera dimensión de la civilización: La Socialización Humana.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo