• Jueves 18 Octubre 2018
  • 17:40:43
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 66°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 17:40:43
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

''El Mudo'' enfrenta a PGR y Fiscalía

| Jueves 22 Diciembre 2016 | 00:33 hrs

|

Caprichos frustran Plaza del Mariachi

Tiradero de escombro en la Juventud

Maclovio, ¿Fiscal Anticorrupción de Facto?

 P
resumieron la detención de “El Mudo”, alias del presunto líder de la Línea en la conflictiva región de Madera, como si hubiese sido la de Caro Quintero o Don Neto, luego del asesinato del agente Camarena. Era el primer resultado concreto que ofrecía la Fiscalía General del Estado, a cargo de César Peniche, en materia de combate al crimen.

Nada, mal pusieron al acusado a disposición de la Procuraduría General de la República, cuando un juez federal ordenó liberarlo. El tal “Mudo”, conocido también como el “32”, no era lo que decía la Fiscalía del Estado o bien no acreditaron fehacientemente su participación en la organización criminal.

Cualquiera de las dos opciones es un golpe directo a la Fiscalía. Por lo mismo ayer Peniche se encargó de responsabilizar a la justicia Federal y a la propia PGR por la liberación.

Le resultó imposible tragarse el sapo; primero anuncian la detención como un logro enorme, prueba inequívoca de que saben y trabajan por la pacificación de la entidad y a los tres días el sujeto queda liberado.

Algo anda mal, es improbable que un juez Federal suelte, como quien dice de un día para otro, a un “peligrosísimo criminal”, sin elementos con qué justificar tal decisión. Los jueces saben que están siendo observados y se meten en problemas cuando los sorprenden con asuntos extraños.

Por más que les “unten” la mano, necesitan argumentos legales, pruebas –en este caso ausencia de las mismos- para proceder a la liberación. Así que la justificación del Fiscal admite dudas razonables sobre su veracidad.

Más bien da la impresión que Peniche se apresuró tanto en la detención del presunto narcotraficante, como en la manera de integrar el expediente.

Se lo tiraron con la mano en la cintura, como quitarle un dulce a un niño y de pasada dejaron a la Fiscalía confrontada con la PGR, mal inicio para una relación institucional, por si alguna nota faltaba.

Es una pena que por motivaciones personales desprovistas de razón –de otra forma no se puede entender tan absurda negativa– justificados en procedimientos legaloides, desaparezca un proyecto como el de la Plaza del Mariachi.

Es lo que sucederá con la sinrazón de negar a los empresarios restauranteros permisos para la venta de bebidas alcohólicas. Los señores hicieron el esfuerzo de invertir para contribuir a regenerar el centro de la ciudad.

A las cosas hay que llamarles por su nombre, ese proyecto está detenido –en los hechos– porque se trata de una iniciativa del pasado gobierno, a cuyo titular Javier Corral motejó “el vulgar ladrón”.

Menos hígado y más razón: la inversión ya está, el complejo construido, los restaurantes inaugurados, ¿por qué negarles los permisos, siendo que se trata de una plaza diseñada para la música de mariachi y el tequila? Inaudito.

Son caprichos, odios contra el que se fue, por lo mismo no se atreven a retirar el agua del edificio en construcción, en la misma zona, dejado a medias por la pasada administración, a pesar de ser un foco de polución pública.

Pocos hechos describen tan claramente la mezquindad de los gobernantes mexicanos, se retratan en la anécdota de los cangrejos gringos y nacionales, atrapados en cubetas diferentes, misma que por conocida evito describirla.

No se trata de César Duarte ni su pandilla que saqueó las finanzas estatales; tampoco de un gobierno priista altamente corrupto y abusivo, las obras en proceso que dejó la pasada administración –entre ellas la Plaza del Mariachi y los cimientos del estacionamiento, esos y otros– pertenecen a la Ciudad.

Quieren retirar a Eugenio Baeza, retírenlo; quieren entregar el proyecto a cualquiera de apellido Elías o sus testaferros, o directamente a Álvaro Madero, entrégenlo; pero no detengan esos proyectos que benefician a la ciudad. Si alguien hará negocio con los permisos perfecto, está bien, siempre que sean lícitos. ¿No es la filosofía del PAN y de las izquierdas modernas?

Muy bien empezó Maru Campos con el recarpeteo de calles y avenidas principales de la ciudad. Desde los primeros días de su administración las máquinas trabajan en diversos sectores, excelente.

Sólo una observación, que el señor director de Obras Públicas o el responsable del programa -cualquiera que sea- esté pendiente del trabajo que realizan los contratistas.

En el periférico de la Juventud, cuerpo norte, antes de llegar al puente de la Avenida Francisco Villa, hace días recarpetearon un fragmento, pero los trabajadores dejaron los escombros levantados sobre el camellón, un tiradero completo.

Demerita la principal vialidad de la capital, la misma a la que los alcaldes –desde Reyes Baeza– han contribuido a mejorar. ¿Permitirían que en su casa hagan la limpieza y metan la basura bajo la alfombra o la tiren en las macetas del corredor?

Apretar a los contratistas para que se lleven el escombro es una obligación y si los responsables son omisos o negligentes, la señora presienta municipal tiene el deber de amonestarlos. Tengan en cuenta que Chihuahua no es Juárez, respeten la tradición de conservar limpia la ciudad.

Maclovio Murillo es considerado el abogado “contra Duarte”, en oposición el “abogado de”. Desde que les ganó el caso de los jueces proscritos por el asesinato de Maricela Escobedo, no perdió un solo amparo contra el gobierno anterior, ya fuese en el Congreso, el Poder Judicial o el mismo Ejecutivo.

Antes de asumir la gubernatura, Javier Corral ofreció a Jaime García Chávez el cargo de Fiscal Anticorrupción, un espacio inexistente en la estructura de gobierno. Jaime lo rechazó, cuentan.

Conociendo los antecedentes de Murillo y la pretensión del gobierno actual de contar con un Fiscal Anticorrupción, ¿Maclovio realizará en los hechos esa delicada tarea? Si por las vísperas se sacan los tiempos, la respuesta sería afirmativa. Javier no dará pausa a los “justiciables” de la pasada administración. Es su plan de gobierno.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo