• Sábado 20 Octubre 2018
  • 20:53:43
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 15°C - 59°F
  1. Sábado 20 Octubre 2018
  2. 20:53:43
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 15°C - 59°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El anestesiólogo que se ''dejó llevar''

| Viernes 21 Abril 2017 | 00:26 hrs

|

El Síndrome de las buenas familias

Compean gana igual que Peña Nieto

Nacho y el Oso comparten oficina

Créalo: ¡el PRI da señales de vida!

 S
i priva la congruencia en la presente administración, Ernesto Ávila y todos los funcionarios de la Secretaría de Salud que recibieron ilegal bono en diciembre pasado, deben renunciar al cargo y ser sometidos a rigurosa investigación de la Contraloría.

Javier Corral lo dijo en voz alta cuando protestó el cargo: “A todo aquél que sea descubierto en mi gobierno en actos de corrupción, saqueo, robo hormiga, será conducido a la justicia sin protección especial, así sea mi colaborador más cercano, mi asesor principal o mi compañero de hace muchos años en el Partido”.

Ávila aceptó recibir un ilegal bono navideño por más de cien mil pesos, como parte de una cantidad superior al millón distribuida entre los nuevos favoritos de la dependencia.

El hecho ahí está, reconocido por el señor secretario, no hay duda que recibió dinero ilegal del gobierno. Que cuatro meses después haya decidido regresarlo, aduciendo la infantilada de que “me dejé llevar”, es otra cosa.

En diciembre se lo embolsó como vulgar ladrón y sólo convino en regresarlo –suponiendo que sea cierto, ahora hay que poner en duda sus palabras– cuando lo rebasó el escándalo. Para Ávila el pecado no está en robar, sino en que lo descubran.

Tan corrupto es el que robó uno o cien millones de dólares como un peso. Corral es claro al respecto, en su discurso reivindicador de la honestidad en el servicio público refiere al “robo hormiga”. Con la mejor de las intenciones, el episodio del bono cae en ese presupuesto, el de “robo hormiga”

Pero además el anestesiólogo ha sido descrito por un sector de la mafía de la “bata blanca” como una “fichita a carta cabal”. Y ha dado motivos, en cuanto pudo, recuerden las denuncias por él aceptadas, ordenó comprar medicamentos por más de 30 millones de pesos al Hospital Cima, del que salió para ir a la Secretaría de Salud y del cual presumiblemente es socio. Palpable conflicto de intereses justificado en que “había que resolver el desabasto de medicinas con los amigos”.

Si Corral decide perdonarlo porque regresó el dinero, como ya se dijo, forzado al ser expuesto su evidente atracó –para los efectos presentes y según la moral del Nuevo Amanecer, es lo mismo atraco que atraquito– a las finanzas públicas, ratificaría que las administraciones panistas traen en su ADN el “Síndrome Mesta”. Son las buenas familias.

No sería extraño el perdón, dejó pasar la oportunidad de dar un ejemplar golpe sobre la mesa cuando los programas contratados por la Secretaría de Hacienda a “la empresa de los Madero que no es de los Madero”, aquel episodio de los 20 millones de pesos al inicio de la administración; perdonó el burdo y corrupto influyentismo de su amigo Miguel Riggs, con empresas de reciente creación propiedad de su hermana recibiendo contratos millonarios sin licitación. Sin contar el bochornoso y viralizado caso de Carlos Borruel.

¿Dejará pasar también los apetitos económicos alimentados en la corrupción de Ernesto Ávila, consuegro de Francisco Barrio?. Quizás no pase nada, el propio gobernador carece de calidad moral para amonestar a los subordinados, ha sido exhibido viajando en aviones propiedad de proveedores del estado. Que tanto es un millón de pesos para el pavo navideño y los regalos de una veintena de empleados. Congruencia, señor gobernador, congruencia.

Con otra, al interior de Salud trascendió que Ávila pretende descargar su descuido del “me dejé llevar” sobre el Director General de Administración, a quien presumiblemente planea destituir para endilgarle el muertito, siendo que la responsabilidad administrativa es enteramente de su competencia.

Se dejó llevar el secretario como señorita “bueno sí, pero nada más tantito eh”. Dan risa, no jueguen. En la Secretaría todos saben que él propuso hacer la vaquita y se quedó con la mayor parte, embarrando a sus funcionarios favoritos para garantizar el silencio. Pero ya ven, trascendió el favor navideño y puso en un brete al gobernador y de pasada al consuegro. Ni como defenderlo.

Acodados en la barra, el consejero presidente de Transparencia, Alejandro de la Rocha, contrató su chofer particular. Aprovechó la distracción de los reflectores puestos sobre el bono bonete del que se dejó llevar y contrató a Abelardo Estrada Durán, el mismo chofer que le comisionó Fernando Herrera, cuando ambos esquilmaban el Instituto Estatal de Elecciones.

En Delicias el “secreto” es público. Aseguran que Eliseo Compean, edil de la ciudad, junto con los funcionarios principales y los regidores se aumentaron generosamente el salario, apretando el concurso del medro.

En el caso de Copean los envidiosos ubican el aumento de 80 mil a 120 mil pesos mensuales, desde luego sin contar comisiones al décimo ni buscas extraordinarias, hablan de salario neto. La revolución azul en acción, ahora su remuneración es equivalente a lo que gana Peña Nieto.

El concurso por superar a los del pasado reciente está muy parejo entre los funcionarios del Nuevo Amanecer: bonos ilegales, aumentos de salarios, empresas fantasmas, venta de programas millonarios, choferes personales, uso de aviones propiedad de proveedores. Todos quieren ser los primeros y más aventajados.

Se despechan generosos mientras hay dos auditores generales en funciones. Inverosímil, pero real. Nacho Rodríguez, del M4, despacha desde la oficina y el oso Valenzuela, de los “corrales” ocupa la sala de juntas.

Créalo, no es broma ni mala onda, ahí están, separados por una puerta. Imagínelos: Nacho, voy por cigarros, ¿se ofrece algo? Nada, osito, sólo tráeme una papitas… sin chile por favor. El estado es una caricatura.

A propósito, ¿alguien ha visto a la señora Olmos? Sigue armando carpetas de los maxijuicios. Atempérense, esperen al menos que pasen las elecciones intermedias, recuerden que los verdugos de hoy serán las víctimas del mañana.

En el PRI dieron muestras de vida, aunque no lo crea. Desde México les tomaban el pulso sin encontrar signos vitales, hasta que por fin el delegado atenido a que Trump frene a López Obrador observó que movían, con dificultad, el dedo chiquito del pie izquierdo. Presuroso convocó a sesión de la Comisión Política Permanente, en previsión de otro desfallecimiento.

Ayer sesionaron para convocar a renovación de Consejo Político Estatal, a efecto de lance la convocatoria para la renovación del partido, sin peligro de impugnaciones. Lo anterior significa que el proceso para elegir nuevo presidente está en marcha y según los que escuchan –de oídas– las líneas del CEN, antes de que termine mayo los priistas –lo que de ellos queda– tendrán nuevo pastor. ¿Le importa a alguien el relevo? Es pregunta.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo