• Jueves 18 Octubre 2018
  • 13:19:30
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 12°C - 55°F
  1. Jueves 18 Octubre 2018
  2. 13:19:30
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 12°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Hijo mío

Francisco Flores Legarda | Miércoles 24 Mayo 2017 | 00:05 hrs

Tomada de Internet |

Escribo esta carta para despedirme de vos, ya que el destino quiso que te fueras antes de que te pudiera dar todos los besos que quedaron guardados en mi ser.

Confieso, aunque no para que sufras, que voy a extrañar con profundo dolor tu sonrisa de cada mañana, tu alegría diaria y tu entrañable cariño al pedirme luego de una jornada agotadora que te diera mi mano para comenzar tu reparador descanso.

En tu corta estadía en este mundo lograste lo que algunos no hacen en años.

Llenaste de luz y felicidad cada espacio que ocupaste. Con tu divina sensibilidad condensada en un pequeño ser humano, comprendiste y acariciaste el alma de quienes te rodearon.

El sólo hecho de tu presencia, generó y genera paz, tranquilidad y alegría.

No puedo evitar, en una actitud casi egoísta, cuestionar tu partida y enfrentar con ira y desilusión la particular decisión divina de tu temprana muerte.

No obstante, para quienes no creemos en la finitud del alma, tu desaparición física de este mundo, no es más que un nuevo acto de amor de tu parte.

Te fuiste para ayudar a otros a comprender la importancia de la risa sincera, del llanto profundo, del amor incondicional, del cariño sin límites, del perdón sin cuestionamientos, de una simple mirada que llena el alma y calma el dolor más profundo.

Tengo para mi que esta noche, y las próximas miles de noches por venir, tu cálida manito acompañará en sus dolores, tristezas, enfermedades y largas noches en vela a quien lo necesite de verdad.

No me queda otra cosa que agradecer tu compañía en estos dos breves pero intensos años en los que además de enseñarme a ser padre, me llenaste el corazón de sabiduría y amor.

Hoy día tu rol en esta vida es lograr eso mismo en quienes tal vez, por error, rencor o confusión, han olvidado la importancia de la dignidad humana.

Hijo mío te voy a extrañar, pero te voy a recordar en cada acto de sincero amor que un ser humano puede y debe tener con su prójimo.

Te quiero mucho chiquitín.

Tu papá.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo