• Lunes 22 Octubre 2018
  • 20:15:27
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 16°C - 62°F
  1. Lunes 22 Octubre 2018
  2. 20:15:27
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 16°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Actualizan carrusel de maxijuicios

| Lunes 12 Junio 2017 | 00:29 hrs

|

Memo Dowell, el gran incómodo

Luz Estela, tiempo del plan B

Una era muere con Don Luis

E
l gobierno de Corral actualizó el carrusel de los maxijuicios; sigue sumando víctimas con Jesús Esparza a la cabeza de los nuevos inquilinos de San Guillermo por causas de la corrupción, la esperada detención de Karla Areli Jurado, directora administrativa de Educación y otro miembro del “Clan Duarte”, Sergio Medina.

Suman siete y la lista es larga, la cascada de amparos sirvió sólo para exhibir a quienes apresuraron el paso para pedir información sobre si eran o no investigados, se desnudaron solos. Javier Corral se burlaba de ellos, diciendo feliz que iban más de 70 y que eso permitió ampliar su lista de sospechosos.

Los tiempos están bien medidos, a un año de las elecciones y medio de las campañas, Maclovio Murillo y César Jáuregui cumplen con su cuota de detenidos. Siete es un número regular, ponga usted que “representativo”.

Sin embargo hay asegunes: Javier Garfio está dentro en total injusticia, sólo por el poder del Ejecutivo para retorcer o ignorar las leyes y manipular jueces. De los otros seis sólo dos son pececillos medios; Ricardo Yáñez y el recién detenido Esparza. Los otros cuatro era maleteros de Duarte, hacían lo que sus jefes les ordenaban.

Y lo más importante, mientras permanezca César Duarte abstraído de la justicia, el “cuadro delincuencial” del que tanto disfruta hablar Corral, estará incompleto. Y por lo visto no han avanzado contra él.

El citatorio de un juez federal para que declare por las cuotas retenidas a empleados, podría dar luces de que la PGR está a punto de involucrarse, pero tampoco es garantía de nada, es evidente que la impunidad y las complicidades construidas durante años de corrupción, siguen protegiendo a Duarte. ¿Dudas al respecto?

Que afanes de Memo Dowell, asistir a un evento donde nadie quería su presencia. Son expresiones desesperadas de un dirigente confundido que no encuentra su lugar y, buscándolo, se arriesga al desprecio de la base militante del partido que todavía preside.

Por cortesía, o si usted quiere tratando de quedar bien “acá y allá”, Maurilio Ochoa invitó al presidente del CDE a un encuentro con seccionales convocado por Marco Adán Quezada, el mayor representante de la insurgencia priista contra la corrupción duartista y el señor notario asistió pensando que podía robarse el evento.

Ahí estaba tragando saliva mientras Miguel Ángel González espetaba sobre su rostro el cúmulo de errores y desaciertos que empinaron al partido o diciendo por lo bajo, “trágame tierra” cuando los seccionales coreaban el grito de “Marco, Marco”.

Pero qué necesidad, como decía Juan Gabriel. No es necesidad, la suya es necedad. No se dan cuenta, o pretenden ignorarlo, que los priistas están enfadados contra todo lo que representa al duartismo, por una y muy entendible razón: tenían el poder y lo entregaron por causa de la corrupción y los abusos. ¿Cómo pretenden ahora que los vean con respeto, siendo que les arrebataron sus pequeñas canonjías? Imposible.

El desatino de Dowell nada tiene que ver con el fondo de la crisis poselectoral del PRI. Arrastra la presidencia sin que nadie lo tome en cuenta, así que da igual lo que haga o deje de hacer.

Lo importante ahí es el acuerdo político entre los operadores priistas en la capital. De eso es lo que deben tomar nota el impertinente delegado colimense, el CEN e indirectamente Reyes Baeza, aspirante a nuevo Tlatoani tricolor, sin poder asumir el control del partido como quisiese.

Eso si es importante, pues unidos Marco Adán, Alejandro Domínguez, Miguel Ángel González, Eloy García, Heliodoro Araiza, Teporaca Romero y otros operadores valiosos, mandan un inequívoco mensaje de que no pueden ser ignorados por el priismo institucionalizado. Ahí radica el punto, lo demás son aspavientos. ¿Sostendrán su pacto los insurrectos? Es la pregunta.

Luz Estela Castro repele más de lo que muchos pensaron y probablemente de lo que ella misma imaginaba. La iniciativa personal de Cortinas Murra impugnando su nombramiento de Consejera en la Judicatura, podrían recogerla las cámaras y colegios de abogados.

Mientras más crezca la inconformidad contra su arbitrario nombramiento, le será más complicado al gobernador Corral sostenerla. Le vendría bien pensar en un plan B, sólo por lo que el tiempo encoja, pues tendrá control en la Justicia local, pero en la federal podría perder la batalla legal.

El gobierno es muy grande y además Gustavo Madero pronto iría de candidato al senado. ¿Le gusta Luz Estela en su lugar? Ahí nadie la impugnaría, claro aparte de los panistas que le ponen las cruces.

Pocos chihuahuenses han contribuido tanto a la democracia en la entidad, como Don Luis Fuentes Molinar. Sin exagerar está a la par o por encima de Luis Héctor Álvarez y Francisco Barrio, los dos mayores iconos del panismo.

Álvarez y Barrio estrujaron al sistema desde la oposición, movieron el alma de muchos chihuahuenses en aquellas épicas jornadas del 83, 85 y 86, hasta conseguir la gubernatura en 1992. Demostraron que vencer al poderoso PRI era posible con la decidida participación ciudadana y dieron ejemplo de victoria a las nuevas generaciones de panistas.

Pero Don Luis Fuentes, siendo parte del sistema, mostró un temple y un carácter no observado –hasta la fecha- en ningún otro político –de cualquier partido- durante la derrota. Supo competir y supo perder con admirable dignidad.

Recibió propuestas de batir la elección con las viejas prácticas que mantuvieron al PRI empoderado durante décadas pero, contundente, las rechazó y cuando se dio cuenta que el voto lo había desfavorecido, desatendió la presión de Manuel Bartlett, entonces Secretario de Gobernación, quién le pedía no reconocer la derrota. Se mantuvo y a la mañana siguiente de la elección, salió a medios para felicitar a su adversario panista.

El PAN tiene una deuda con Don Luis, quizás la minimicen diciendo que sólo reconoció lo que decían las urnas. En un sistema democrático esa sería la normalidad, pero en el PRI de los ochentas es una acto de inusitada valentía política.

Ese aporte democrático y la verticalidad en momentos de tensión es su mayor legado a la vida pública de Chihuahua, es decir la congruencia de un hombre que supo honrar su palabra en los momentos más adversos y frente a las mayores presiones de un sistema añoso que se negaba a morir, pero también a modernizarse. Descanse en paz Don Luis Fuentes Molinar. Abrazos y condolencias a su familia, amigos y seres queridos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo