• Domingo 21 Octubre 2018
  • 3:32:58
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 12°C - 55°F
  1. Domingo 21 Octubre 2018
  2. 3:32:58
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 12°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Difícil tarea de la congruencia

| Lunes 26 Febrero 2018 | 00:18 hrs

|

Refrescante valentía de Ivonne

Duarte hace crecer lo robado

Corral, mengua la credibilidad

E
stá variado el caldo social: la crisis estudiantil de la Universidad Pedagógica que parece haber contagiado a los nueve planteles; los productores de frijol que de desesperados pasaron a enemigos del gobierno; los lecheros con su exigencia de aumento sin que nadie los escuche; el Ichimu confrontado con el Arzobispado; la inmundicia en el nombramiento de Consejeros anticorrupción.

Tampoco son para espantar a un gobierno bien plantado; lo que realmente causa incertidumbre y angustia en sectores de la población, es la disfuncionalidad e impericia de las autoridades panistas y la falta de congruencia observada en Javier Corral, cabeza de gobierno y prominentes miembros de su gabinete y entorno. Lucen aturdidas e incapaces de encausar los justos reclamos sociales.

En el año y medio que corre la presente administración, la acción más representativa del gobierno panista es la caravana, exigiendo dignidad y respeto a los chihuahuenses, con la bandera de cárcel al “Vulgar Ladrón”. Buena parte de la sociedad la consideró valiente y positiva; aplaudieron considerando que sólo así el gobierno de Peña retiraría la protección a Duarte. Pocos fueron los críticos que vieron desatención a los asuntos de gobernanza. Palomita a Corral, bien puesta en la frente.

¿Cuál ha sido la conducta del gobierno frente a los problemas sociales que reclaman su atención? El contraste aterra: un desdén rayando en desprecio. Las imágenes de Corral caminando de prisa ante los reclamos de “escúchenos gobernador” presentados respetuosamente por maestros y estudiantes de la UNP, describen a un mandatario muy diferente del que marchaba hacía la ciudad de México exigiendo justicia para Chihuahua.

Y cuando los productores de frijol, hartos de que nadie los atienda tras meses de pedir auxilio gubernamental por el precio deprimido, se arman de valor y toman la caseta de Cuauhtémoc, el gobierno reacciona violento. Los desalojan por la fuerza y detienen a sus líderes.

Hasta Corral se dio cuenta de su exceso y por eso dispuso la libertad de los detenidos en menos de 24 horas. Un desalojo así sólo se realiza ordenado por el Ejecutivo, lo mismo que las liberaciones expeditas.

Una es la cara cuando se trata de presentar exigencias, incluso ante su partido; y otra frente a reclamos, justos o no, de los gobernados. Si las palabras mueven el ejemplo arrastra: cuando los colonos de Monterde fueron reprimidos violentamente por la Policía Estatal, en tiempos de Barrio, Lucha Castro era una de las activistas más encendidas contra la autoridad.

¿Qué hizo tras el desalojo y detención de los frijoleros? Nada, como tampoco hicieron nada Víctor Quintana, Martín Solís, Gabino Gómez, Javier Ávila, Estefany Olmos. Todos ellos y otros de izquierda militante que hicieron carrera política con la protesta callejera guardan ominoso silencio. Difícil tarea la de ser congruente cuando estás en el poder.

Por lo mismo es muy refrescante la digna renuncia de Ivonne Arroyo a la Comisión responsable de elegir a los integrantes del Comité Anticorrupción. Al ver mano negra en los nombramientos la señora decide renunciar y un día después, consciente de su deber ciudadano, ofrece las razones. Son los siguientes:

“No hubo capacidad ni disposición al diálogo, al consenso ni al trabajo en equipo en la Comisión ya que todo se decidió por mayoría y nunca hubo respeto a las opiniones diferentes. La comunicación era evasiva y hasta irónica con jornadas interminables sin llegar a conclusiones concretas; todo se mayoriteaba y nunca se asentaban en las actas mis comentarios.

Tres de los miembros estuvimos en desacuerdo en la forma de revisar los expedientes de los candidatos y dado que teníamos menos de 48 horas para examinar los 76 documentos, se decidió otra vez por mayoría simplificar este paso de una forma que me pareció totalmente inadecuada. Nuevamente, no se aceptó nuestra opinión y se negaron a asentarlo en el acta.

Cuando el Ing. Treviño le faltó al respeto no sólo a grupos minoritarios, sino a la sociedad en general, estas expresiones se minimizaron hacia adentro de la Comisión; por lo que me di cuenta que el equipo no es sensible a la labor que realizan estos grupos en favor de los Derechos Humanos.

Finalmente, mi razón de retirarme de ese grupo es que siento que le fallamos a la sociedad como a nosotros mismos. Fallamos a la esperanza de que hubiera una ventana abierta donde encontrar un espacio de confianza en la lucha contra la corrupción. Por lo tanto, no cumplimos con las expectativas que de nosotros se tenían. Creo que desde otros espacios puedo trabajar como lo he hecho hasta ahora.” Imposible resumirlos, no hay desperdicio.

Si, señora Arroyo, seguro en otros espacios trabajará con toda dignidad, siéntase orgullosa de su definición, lo menos que merece es el reconocimiento de los ciudadanos libres y comprometidos con la transparencia. Gente como ella debería integrar el Comité Estatal Anticorrupción para que tuviera credibilidad, o mejor aún, encabezar la Fiscalía.

Ingenuidad y buenos deseos, los ya nombrados son inamovibles; también el Nuevo Amanecer necesita garantía de impunidad ¿Hay otra razón para prostituir al Sistema Estatal Anticorrupción? Preséntenla.

Mientras el gobierno panista avanza sin dirección confiable, en El Paso los hijos de César Duarte hacen crecer el dinero de lo saqueado. Reforma reveló datos desconocidos sobre una constructora a nombre de los “infantes”, cuyo fin es realizar operaciones inmobiliarias.

Abusados, el discurso anticorrupción sufre acelerado desgaste, con la integración manipulada del Comité menguó la credibilidad del gobierno panista, cualquiera que tenga un mínimo de objetividad se percató de la consigna.

Apuren el paso contra Duarte o corren el riesgo de que no les alcance hasta el día de las elecciones; toda luna de miel tiene un final, por más que pretendan prolongarla, los chihuahuenses no esperarán toda la vida. Quizá llegó el momento de replantear la estrategia y concentrarse en los asuntos de gobierno, bajando de pasada una rayita a la soberbia.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo