• Domingo 21 Octubre 2018
  • 1:18:21
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 14°C - 57°F
  1. Domingo 21 Octubre 2018
  2. 1:18:21
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 14°C - 57°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Los ciudadanos de bien en tiempos del cólera corralista

Editorial | Miércoles 26 Septiembre 2018 | 00:35 hrs
La gota que derramó el vaso, el crimen del joven empresario y dirigente de un organismo, quien además era “un ciudadano de bien”, como han señalado los representantes de la iniciativa privada al cerrar filas y destacar que en este momento todos se sienten expuestos, vulnerables y sin garantía alguna por parte del Estado.

Una cosa sí logró Javier Corral, unir a todas las cámaras empresariales en un solo objetivo, no siempre han logrado conciliar puntos de vista, intereses y formas; ahora sin embargo, coinciden en dejar la tibieza y los reclamos aislados para poner un 'hasta aquí' a la falta de estrategias, los no-resultados y la verborrea del gobierno para enfrentar la inseguridad en Chihuahua.

Desafortunadamente, el empresario Uriel Loya no es el único ciudadano de bien, a quien le arrebataron la vida “producto de la violencia generalizada que se vive en la entidad”, como expuso su padre. Hay otras 4 mil 187 familias de luto en todo el estado, desde que comenzó la actual administración. Nada menos ayer en la capital del estado, fue asesinado el director de un colegio con casi 30 años en el mercado.

La Fiscalía General del Estado puede argumentar –como suele hacerlo— que no todos eran ciudadanos de bien, dado que en más de una ocasión César Peniche ha rechazado que prive un Estado fallido, y asegurado que mientras cada habitante “ande bien, estará seguro”.

Nada más alejado de la realidad. La autoridad se advierte como la menos indicada si poco o nada investigan y en tanto, las verdaderas 'máquinas de matar' como los catalogan al detenerlos, acaban en las calles por la pésima integración de acusaciones.

Peniche, sin embargo, es apenas un reflejo de la política dictada desde el edificio de la calle de Aldama por un mandatario que da por terminado el tema con una respuesta por twitter...

No parece que haya sido suficiente, ni siquiera por viajar hasta la capital del mundo para refrendar su compromiso con los padres de Uriel Loya; sólo subraya su justicia selectiva, pues no lo hizo con los deudos de los once masacrados en julio pasado en Ciudad Juárez, tampoco con la familia del doctor Blas Godínez, quien sufrió un atentado tres semanas atrás y aún se mantiene en el hospital entre la vida y la muerte. Ni siquiera acudió a rendir honores a sus propios policías emboscados en la Sierra, en días pasados.

Sólo que si un sector había respaldado al gobernador, era el empresarial y ahí están decenas de desplegados como prueba de las veces que lo secundaron con su “caravana por la dignidad”, el reclamo a la Secretaría de Hacienda por el manejo de las participaciones, la “Operación Justicia para Chihuahua” y el más reciente, el llamado al gobierno federal para sacar las manos del proceso contra el político y empresario Alejandro Gutiérrez, apodado 'La Coneja'.

Pero, como apuntó Ignacio Manjarrez, expresidente local de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), “ahora nos tocó a nosotros y exigimos, no pedimos, justicia”. Adiós luna de miel.

Ya empieza a tomar la forma de una sola voz con los muchos reclamos que se venían escuchando, ahora unificados y que no se anticipa que a 'tuitazos' logre acallar a partidos políticos –incluso con los aliados en la pasada contienda electoral—, el Poder Legislativo y la Comisión Estatal de Derechos Humanos, así como un sector fundamental: la ciudadanía.

Ésa a la que Javier Corral en una reciente entrevista televisada, tachó de injusta al recriminar que muy rápido se le acabó el bono democrático, que la sociedad le obsequió con el voto popular en junio de 2016. “A mí no me dieron mucho tiempo... Es poco el tiempo de duración... La gente quiere resultados rápidos”.

¿Será acaso que la inseguridad es verdaderamente un gravísimo y creciente problema en el estado? Acaso, un asunto mucho más importante, por encima de Javier Corral, que se llama Chihuahua.

Y no habrá saldos óptimos, mientras no se reconozca el origen del problema como el Mando Único que desde febrero de 2017 hasta el momento, sólo incrementó los homicidios, las desapariciones, los robos y las extorsiones.

Solamente un ejemplo porque la raíz del conflicto no está en que el gobernador se suba o no a una patrulla para atrapar delincuentes, sí que sea su prioridad y se asuma como jefe de las fuerzas estatales, tal y como lo expusieron los policías estatales en su reciente carta a la opinión pública. Más aún, en el balance costo-beneficio que se pregunte qué han ganado los chihuahuenses con César Peniche y Óscar Aparicio, a cargo del equipo de seguridad.

Es muy cómodo culpar a la prensa por dar a conocer lo que pasa en el estado, pero no son los periodistas, quienes mandan matar o permiten que eso ocurra. Le moleste o no al mandatario estatal, ésa es su responsabilidad.

Si, como dice el abogado y activista Jaime García Chávez, Javier Corral no estaba preparado para gobernar; todo como ser honesto. O cuántas entrevistas por su canal televisivo tendrá que ofrecer para responder ya no a una, sino múltiples críticas con tal de insistir que está en lo correcto y somos los demás, quienes no entendemos su forma de gobernar.

¿Sólo eso importa, la pretensión de tener la razón? Hay cabeza para declararle la guerra a medios de comunicación y no para pelear contra la delincuencia, empero la gravedad hace su trabajo sin necesidad, como apuntó el gobernador, de periodicazos. Ya chale –su última cita—, pero de pretextos, despropósitos y egos; no más familias enlutadas.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo